Que haya gente inescrupulosa que valiéndose de la desgracia ajena, aprovechen para vender oxígeno a precios exhorbitantes