Que los alcaldes del departamento muestren buena voluntad y se abran al diálogo con el gobernador Montes, para evitar los débitos automáticos