Afirman que la inversión mundial en la industria de semiconductores es «similar a la de tiempos de guerra»

La escasez mundial de chips que podría extenderse hasta el año próximo llevó a varios gobiernos a anunciar millonarias inversiones. El último fue Corea del Sur, que planea destinar 510 billones de wones (unos 452.000 millones de dólares) para 2030. 

«Los semiconductores se están convirtiendo en una especie de infraestructura clave en todas las áreas industriales», destacó el presidente surcoreano Moon Jae-in al realizar el anuncio, el lunes 10 de mayo. En ese contexto, agregó que pese a mantener la industria local de semiconductores a la vanguardia mundial, buscarán que el auge actual sea una oportunidad para dar «un salto hacia adelante». Para ello, ofreció a las compañías exenciones fiscales, financiación e infraestructura.

Este anuncio fue definido por el especialista geopolítico de la consultora Center for Innovating the Futuro Abishur Prakash como un esfuerzo «similar al de los tiempos de guerra» para obtener «seguridad e independencia futuras», publicó CNBC. Además, destacó que Corea del Sur podrá «decidir su propia trayectoria», sin depender de la producción de China o Taiwán, por lo que no será «forzada» a ir «en una dirección específica».

«Al invertir cientos de miles de millones de dólares, Corea del Sur está asegurando no estar vinculada a otras naciones para sus necesidades tecnológicas críticas», agregó.

A la vanguardia

La inversión en el país es liderada por dos empresas. Una de ellas es Samsung Electronics, que para 2030 prevé destinar 171 billones de wones (unos 151.000 millones de dólares) en chips que no son de memoria, elevando así el monto anunciado en 2019, que llegaba a 133 billones (117.000 millones de dólares).

Por su parte, SK Hynix, proveedor de semiconductores de chips dinámicos de memoria de acceso aleatorio (DRAM por su sigla en inglés) y chips de memoria flash, planea invertir 230 billones de wones (203.800 millones de dólares) en la próxima década.

«Con casi 500.000 millones de dólares y la participación de más de 150 empresas, Corea del Sur está moviendo montañas para asegurar su lugar en el futuro», evaluó Prakash.

Otros competidores

De esta carrera tecnológica también participan EE.UU., Europa y China, cuyos gobiernos anunciaron planes para el desarrollo de la industria de semiconductores. 

Joe Biden, presidente de EE.UU., propuso un plan de 50.000 millones de dólares en producción de chips e investigación, mientras que el mandatario chino Xi Jinping se comprometió a invertir en industrias de alta tecnología, poniendo el énfasis en los semiconductores. Por su parte, la Unión Europea anunció que espera que para 2030 el 20 % de los semiconductores a nivel global sean producidos en su territorio. Esto significará un incremento respecto de 2010, cuando el bloque elaboraba el 10 %.

«En la batalla en curso por el dominio en el campo de la tecnología, todas las naciones están luchando por esa designación tan importante como el proveedor clave para el mundo. Corea del Sur, Japón, EE.UU., Taiwán, la Unión Europea y China codician esa medalla de oro en el podio de los Juegos Olímpicos tecnológicos», concluyó Glenn O’Donnell, vicepresidente y director de investigación de la firma de analistas Forrester.