Bajos promedios de vacunación contra el COVID-19 a cargo de gobiernos subnacionales fueron superados con plan piloto

Los bajos promedios de vacunación contra el coronavirus que se presentaron en el país desde el inicio de la campaña en enero pasado, que estaban a cargo de las gobernaciones y municipios, fueron superados con el plan piloto de vacunación masiva implementado por el Gobierno nacional, a través del Ministerio de Salud, relievaron este viernes autoridades del Ejecutivo.

En ese sentido, el presidente del Estado, Luis Arce Catacora, señaló que, en promedio, en el país se aplicaron entre 6.000 y 8.000 dosis por día, y con el programa piloto ese número se multiplicó a más de 40.000.

“Hemos estado con promedios de vacunación muy bajos en los departamentos, estuvimos en reuniones de coordinación ya el año pasado con las gobernaciones donde se les estableció la lógica del plan de Gobierno para luchar contra el coronavirus (…)”, evidenció.

La autoridad sostuvo que el promedio con el que llevaron adelante la campaña los gobiernos subnacionales no iba a lograr inmunizar a una mayor cantidad de personas, por lo que se decidió la aplicación del plan piloto a pesar del riesgo de acabar con las dosis de forma rápida.

“Subimos el nivel con el plan piloto y hoy cumplimos con la población, ya no con un plan piloto, sino con un plan real de vacunación masiva para que toda la población pueda acceder. No nos asusta el hecho de que mañana nos vayamos a quedar sin vacunas, porque habremos cumplido con la mayor cantidad, humanamente posible, de vacunados”, afirmó.

Por su parte, el ministro de Salud, Jeyson Auza, indicó que el cambio para llegar a la mayor cantidad de personas posibles se hizo necesario, para acelerar el ritmo que estaba siendo “lento” a cargo de los servicios departamentales de Salud (Sedes).

“Estábamos vacunando a un ritmo de 8.000 dosis por día en promedio en el país; el primer día que hemos llevado a cabo la campaña de vacunación masiva, hemos llegado a un promedio de 32.000, hemos ido ascendiendo diariamente de 35.000 a 38.000, 39.000 hasta llegar a 42.000 dosis en un día. Hacer ese cambio de 8.000 a 42.000 era necesario”, remarcó.

Asimismo, dijo que el plan piloto desmitificó el postulado de algunos sectores que señalaron una supuesta inexistencia de dosis necesarias para llevar a cabo la campaña de vacunación.

“En su momento se decía que no había vacunas, con esas mismas vacunas ‘no existentes’, supuestamente, hemos llevado adelante nuestro proyecto piloto de vacunación masiva de forma exitosa. Después de ver el agradecimiento en los rostros de nuestra población, sabemos que esa es la mejor actividad que podemos realizar”, afirmó.

Remarcó que se está llevando a cabo la campaña de vacunación masiva más grande de la historia de Bolivia, que no paró ni un solo día desde enero pasado, por ello pidió el concurso de las autoridades y del sector salubrista para continuar con el proceso de inmunización en todo el país.