Que la mayoría de las instituciones con nuevas autoridades estén revelando millonarias deudas a empresas y proveedores