Óscar Montes abre una nueva etapa en tiempos de crisis

Hace años que Óscar Montes miraba la Gobernacion desde el balcón del edificio municipal que da a la calle 15 de abril en plena plaza Luis de Fuentes de la ciudad de Tarija. El 2010 hubo una especie de pacto con Mario Cossío para que este sea candidato a gobernador y él buscara un tercer mandato edil… de esa manera cada quien se aseguraba seguir adelante en sus proyectos políticos sin “estorbarse” entre ellos, ante la arremetida de perfiles muy interesantes que el MAS comenzaba a presentar en sus listas… así sucedió y por algo pasa todo ya que Cossío duró poco en el cargo y tuve que refugiarse en el Paraguay. Montes tuvo cinco años más de alcalde completando los 15. El 2015 tuvo que dejar de lado sus pretensiones por presiones políticas según se dijo, no llegó a inscribirse siquiera como candidato. Fueron 6 años de espera que seguramente le sirvieron de mucho, porque en la vida siempre se sigue aprendiendo, un hombre que durante una década y un lustro continuos había saboreado las mieles del poder y de repente se quedó “sin trabajo” durante estos últimos seis, seguro sintió el impacto de un golpe así, este tiempo debió llevar al ex alcalde a meditar mucho sobre su futuro personal y político, en medio de decenas de juicios que ponían en riesgo su libertad y la de su familia.

Este martes, Óscar Montes juró como Gobernador del Departamento, un paso más en su carrera pero en un escenario distinto y complejo en el que la liquidez y fluidez de recursos económicos, no es exactamente la realidad de la institución que dirigirá. En su mensaje llamó positivamente la atención el anuncio de creación de un Consejo Consultivo formado por ex autoridades y profesionales reconocidos de la región, una señal de que está dispuesto a escuchar, a dejarse orientar y a tomar decisiones de consenso y no unilaterales. Una señal de que Montes entiende que la Gobernacion no es la alcaldía y precisa de ayuda para resolver la crisis económica y sanitaria que nos golpea.

Ya hablamos de los desafíos del nuevo gobernador, sería redundante mencionarlos de nuevo, hay expectativa sobre su gabinete de colaboradores, el que sólo tendrá seis secretarías de las trece de Adrián Oliva, quienes figuren en esa corta lista también serán una señal más de cómo el gobernador pretende encarar su gestión que, con seguridad, irá teniendo ajustes en la medida que se le vaya tomando el pulso a la situación.