¿ Locos en medio del tráfico o trafico de locos ?

Mucho se ha dicho sobre la congestión vehicular en la ciudad de Tarija, se han analizado sus causas y posibles soluciones, pocos de ellos han llegado hasta nuestras autoridades para hacer que se replantee el tema, el caos sigue y cada vez es mayor. Esta crítica situación ha sido agravada por la prohibición de parqueos en las calles del centro de la urbe y también por el ensanchamiento caprichoso de sus veredas, se ha generado un parque automotor en constante movimiento sin tener donde estacionar produciendo contaminación de la clase que Ud. elija.

Pero más allá del impedimento de parqueo, los conductores lo han seguido haciendo sabiendo que corren el riesgo de ser «engrampados» o multados por un oficial de tránsito que deja una boleta en el parabrisas, aún así la necesidad y la comodidad han obligado a romper las reglas y a buscar la manera de «parar» lo más cerca posible de donde uno quiere llegar. Hace algún tiempo se tomó la decisión de usar una grúa para retirar el vehículo que se encuentre estacionado en lugares prohibidos, medidas que saludamos en su momento pero que ya no se aplican volviendo a lo mismo de siempre.

Debemos aprender a no encarar proyectos o iniciativas improvisadas que por más buena intención que tengan, terminan creando más problemas que soluciones, esa no es la ciudad que queremos, no es la ciudad que necesitamos, no es la capital turística que atraerá turistas, por el contrario, los alejara pues esta realidad se suma a otras que son producto de la falta de planificación y la imposición de quienes creen tener la verdad en todo sin escuchar a barrios, vecinos, profesionales y sectores que quieren aportar con ideas en el desarrollo de esta urbe.

El Gobierno Municipal debe trabajar para dar opciones de estacionamiento público o brindar incentivos especiales a los privados para que puedan construir o habilitar playas de parqueo de manera que se tenga una alternativa para descongestionar las calles de Tarija.