Eva Copa desafía a Evo Morales y dice que irá a todos los actos con o sin Camacho que la inviten

La alcaldesa electa de El Alto, Eva Copa, afirmó este lunes que continuará asistiendo a todos los actos que sea invitada esté o no presente el gobernador electo de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, después de que el expresidente Evo Morales la llamó “traidora” por supuestamente reunirse con políticos opositores tras el festejo del aniversario de Tarija.

“Es algo bien irracional lo que dice el señor Evo Morales porque, en todo caso, ¿a los actos aniversarios que tuvieran diferentes departamentos no iría porque iría el señor Camacho? No señor, yo voy a ir a todos los actos que me inviten las autoridades de los departamentos por su aniversario y por respeto a sus ciudades”, manifestó Copa en una entrevista con la radio Fides.

El domingo, Morales, en una entrevista con la radio Kawsachun Coca, aseguró que gobernadores y alcaldes electos “de la derecha”, después de participar de las fiestas del 15 de abril en Tarija, se reunieron en un hotel.

“Se han reunido con (Luis Fernando) Camacho, Damián Condori, Eva Copa, (Óscar) Montes y otros que han ido. (Fue) una reunión, los traidores reunidos con Camacho”, señaló el también líder del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Sin embargo, Copa consideró que el exjefe de Estado tiene mucha paranoia y por eso, cuando en algún momento coinciden en los actos las autoridades que no comparten la misma ideología política, piensa que están confabulando en su contra.

“Hay mucha paranoia, creo que se está formando muchas ideas erróneas en su cabeza porque creo que ya está traumado con este tema de los golpes y (por eso) piensa que cuando van (autoridades de) diferentes polos están confabulando, (pero) no se equivoque señor”, insistió la exsenadora del MAS.

Además, recordó que en algún momento todas las autoridades se van a tener que sentar en un mismo lugar para tratar el pacto fiscal. Y de eso “¿va a decir también que estamos haciendo una reunión con la derecha y confabulando contra él?”, cuestionó.

Fuente: La Razón