Cadáver de reo brasilero lleva 5 días en la morgue y nadie reclama por él

Fue asesinado de varias puñaladas en el pabellón de máxima seguridad, tras discutir con su compañero de reclusión
RUBÉN MONTAÑO V.
(El Períodico – 23-02-2021)
El cadáver de Fernando Cándido Da Silva de 38 años, continúa en la morgue del hospital San Juan de Dios y hasta la fecha, ningún familiar o amigo reclamó por él. A raíz de esto, las autoridades del nosocomio pidieron a la población de Tarija que puedan ayudar a contactar a alguien para que se haga responsable por el reo que fue asesinado de varias puñaladas en el penal de Morros Blancos, el pasado jueves .
De acuerdo al informe, la pareja del fallecido estuvo el primer día en el que fue trasladado Da Silva del recinto penitenciario, pero después no volvió más para realizar los trámites por el deceso.
Al respecto, las funcionarias del Trabajo Social del hospital San Juan de Dios, manifestaron que en caso de que nadie recoja el cuerpo, el mismo tendrá que ser enterrado en algún espacio en el Cementerio General, pues ya tiene un estado avanzado de descomposición.
Antecedentes
El pasado 18 de febrero, al promediar las 18.00 horas, dos internos de Morros Blancos sostuvieron una discusión por la comida y tras esto, uno de ellos apuñaló varias veces al otro con un cuchillo, hasta causarle la muerte.
Esa noche el cuerpo fue trasladado a la morgue para ser sometido a la autopsia correspondiente y en la misma, el médico forense determinó que la causa del deceso fue debido a un shock hipovolémico por las heridas punzocortantes. (eP)
El apunte
Antecedentes
Fernando Cándido Da Silva, fue trasladado a Tarija en el año 2018 de la cárcel del Abra del departamento de Cochabamba, por el caso ” Brinks”, pues habría participado en el asalto al vehículo que transportaba más de 6 millones de bolivianos en Roboré-Santa Cruz, hecho que sucedió en el 2017.
De acuerdo a los antecedentes, cuatro camionetas a bordo de varios delincuentes, lanzaron una granada al carro blindado y de esta manera lograron reducir a los custodios, para luego llevarse el dinero. Tras realizar las investigaciones, los responsables fueron aprehendidos, pero el botín nunca fue recuperado.