Familiares de una niña de 12 años secuestrada y obligada a casarse denuncian a las autoridades pakistaníes por no actuar contra su captor

Protesta para condenar la violencia contra mujeres y niñas, en Karachi, Pakistán, el 12 de septiembre de 2020.

Los familiares de una niña cristiana pakistaní de 12 años que en junio del año pasado fue presuntamente secuestrada, encadenada en un corral y obligada a casarse con su captor, han denunciado a las autoridades locales por negarse a actuar en contra del presunto captor.

De acuerdo con el testimonio de los familiares, durante los más de cinco meses que la menor estuvo cautiva, fue violada en repetidas ocasiones, obligada a trabajar todo el día limpiando estiércol de animales y forzada a convertirse al islam. Al momento de su rescate, en diciembre de 2020, la joven presentaba cortes en los tobillos producidos por los grilletes con los que era inmovilizada.

Según contó el padre de la víctima a The Guardian, la Policía se negó a revisar la denuncia interpuesta tras el secuestro de su hija debido a que profesa la fe cristiana. Asimismo, acusó a las autoridades de haber negociado con los secuestradores antes de trasladar a la pequeña a comisaria.

A pesar de que los investigadores pusieron bajo custodia al presunto secuestrador, este fue liberado porque la víctima declaró ante un magistrado que el matrimonio había sido consensuado y expresó sus deseos de vivir con él. Asimismo, los cargos fueron desestimados después de que los informes médicos policiales estipularan que la edad de la joven es de 16 años, a pesar de que sus familiares presentaron su certificado de nacimiento para acreditar que la menor contaba con 12 años al momento de su liberación.

El caso de esta menor no es un hecho aislado en el país asiático. En este sentido, en 2020 un tribunal pakistaní avaló el matrimonio de una niña de 13 años que fue raptada y obligada a convertirse al islam por su esposo 30 años mayor. Del mismo modo, en octubre del mismo año otra menor de también 13 años pidió al primer ministro británico, Boris Johnson, asilo en Reino Unido, ya que estaba siendo perseguida por escuadrones de la muerte tras huir de un matrimonio forzado.

El número de niñas que son secuestradas para obligarlas a contraer matrimonio y convertirse al islam en Pakistán ha llamado la atención de varios organismos nacionales e internacionales de protección de derechos humanos, que estiman que anualmente cerca de 1.000 mujeres cristianas e hindúes son víctimas de esta situación.

FUENTE:RT.COM