La antena reflectora más grande de Asia está lista para recibir datos de la primera misión de China a Marte

Representación artística del róver de China, Tianwen-1, en Marte.

Las últimas pruebas de la antena reflectora más grande de Asia, desarrollada por China, han finalizado exitosamente este jueves. Ahora, estaría lista para recibir datos de la primera misión de Pekín a Marte, llamada Tianwen-1, informan medios locales.

La estructura tiene 70 metros de diámetro, 72 metros de altura y pesa 2.700 toneladas. Además, está compuesta por 1.328 paneles de alta precisión y su tamaño se compara con las dimensiones de 10 canchas de baloncesto. Sin embargo, todavía es 30 metros más pequeña que la antena más grande del mundo ubicada en el Telescopio Green Bank, en EE.UU.

La construcción de la antena reflectora china inició en 2018 en la región de Tianjin y fue especialmente diseñada para el proyecto de exploración del planeta rojo. Su papel es crucial en la misión, cuya sonda entrará en la órbita de Marte la próxima semana.

Previamente, China empleaba tres antenas con diámetros de 35 a 50 metros en Pekín y Kunmíng, pero no eran lo suficientemente fuertes como para asegurar una buena recepción de los datos de la sonda en Marte. 

Actualmente, la nave espacial se encuentra a más de 180 millones de kilómetros de la Tierra y se prevé que alcanzará los 400 millones de kilómetros de distancia.

Otros datos sobre la misión

Tianwen-1, que se lanzó en julio de 2020, está programada para aproximarse al campo gravitacional de Marte y realizar maniobras de separación el 10 de febrero, un día antes de la víspera del Año Nuevo chino.

El ambicioso proyecto de la Administración Espacial Nacional China (CNSA, por sus siglas en inglés) pretende desplegar un orbitador y un astromóvil en la superficie de Marte. Si se logra el aterrizaje del vehículo, China se convertirá en el segundo país del mundo en operar con éxito un róver en el planeta rojo, después de EE.UU.

FUENTE:RT.COM