Dan detención domiciliaria a coimputado por el caso “Estafa Millonaria”

RUBÉN MONTAÑO/BOLINFO/TARIJA
(elPeriódico – 8 de Enero del 2021)
El pasado jueves, en su audiencia cautelar, José Miguel Sigler obtuvo la detención domiciliaria por el delito de estafa agravada en grado de complicidad, ya que no hubo suficientes elementos de prueba que demuestren que participó en delito, por el cual su esposa Patricia Romero, se encuentra con detención preventiva en el penal de Morros Blancos.
El abogado de un grupo de víctimas, Limbert Martínez, informó que el Ministerio Público solicitó anteriormente la detención domiciliaria, porque dentro de la investigación, no se encontraron pruebas que vinculen al coimputado con la estafa de más de 3 millones de dólares.
“El procesado pudo presentar las garantizas, para desvirtuar los riesgos procesales, ya que acreditó que cuenta con un domicilio, trabajo y familia. Esto para el juez, fue el respaldo suficiente que garantice que Sigler se someterá al proceso penal, pero con detención domiciliaria con custodia policial”, mencionó.
Asimismo, Martínez manifestó que actualmente no se sabe que hizo la imputada con los montos de dinero, pues tampoco hubo la predispoción de intentar resarcir el daño (devolver).
“Estamos en una primera etapa del proceso, ya que todavía nos quedan seis meses de investigación y como defensa de las víctimas, vamos a continuar con la recolección de las pruebas para demostrar la autoría de Romero”, refirió.
El apunte
Antecedentes del caso
El pasado mes, Patricia Romero ex funcionaria de la empresa de importaciones AIDISA, fue aprehendida por el delito de estafa agravada, ya que con engaños y usando documentos de su trabajo, logró que más de 50 personas le dieran altos montos de dinero, para invertirlos en la compra de productos y posteriormente entregarles las ganancias.
Al respecto, el director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Willian Baspineiro, declaró que en pasadas semanas, se realizó los allanamientos a los domicilios de los padres y hermanas de la imputada, pero no se encontraron elementos de prueba que demuestren la ubicación del dinero.