Venta de medicamentos e insumos de bioseguridad en internet será controlada para evitar agio y especulación

El viceministro de Defensa de los Derechos del Usuario y Consumidor, Jorge Silva, informó este lunes que el agio y la especulación de medicamentos e insumos de bioseguridad por internet serán controlados ante el incremento de casos de COVID-19 en el país.

    «Lamentablemente, hay gente que compra cajas de alcohol, aspirina, etcétera, con la finalidad de, en algunos casos, precautelar la salud de la familia; pero, en otros, lo hace para generar agio y especulación, para ofrecerlos por internet o mercado informal a precios exorbitantes», indicó en la Red Uno.

    Las acciones se asumen ante el incremento de casos positivos del virus en diferentes regiones de Bolivia, situación que provocó mayor demanda de medicamentos e insumos de bioseguridad por la población afectada que también acude a las redes sociales digitales como referencia.

«Estos sectores son regulados por la ATT (Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes) y tiene que existir un trabajo de coordinación entre el Ministerio de Salud, los viceministerios de Transportes y Telecomunicaciones para controlar este tipo de mercados que se han abierto en el internet», sostuvo Silva.

    El domingo se registraron 494 nuevos casos de COVID-19 en Bolivia, según el reporte N° 287 de la Dirección General de Epidemiología del Ministerio de Salud y Deportes. De este total, La Paz registró 213; Santa Cruz, 206; Cochabamba, 35; Chuquisaca, 22; Oruro, nueve; Pando, ocho y Tarija, uno. Considerando estos datos, el acumulado de confirmados en el país llegó a 154.843, de los cuales 15.523 son activos.  

    Silva aseguró que los verificativos de control se intensificarán en los próximos días, en coordinación con todos los niveles de gobierno para trabajar conjuntamente, por ejemplo, entre los servicios departamentales de salud, la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud (Agemed), la Policía Boliviana, entre otros.

Fuente: ABI