La NBA inicia el gran desafío fuera de la burbuja: la lucha contra el coronavirus

NBA El primer partido suspendido por COVID-19 en el segundo día de actividad

NBA tiene apenas dos días de inicio y ya tienen enfrente a uno de sus más grandes temores: el coronavirus. El primer juego de la temporada, el Rockets vs Thunder, tuvo que ser pospuesto por una serie de casos positivos en el equipo de Houston lo que abrió las grandes interrogantes para la liga.

Houston no pudo presentarse al juego ante Oklahoma debido a que no pudieron contar con los ocho jugadores que se necesitan para el duelo. La baja de James Harden por romper los protocolos de seguridad y los casos positivos o sospechosos de otros siete jugadores, hicieron explotar la bomba en la liga.

La NBA evitó estar en la burbuja de Orlando para poder volver a la normalidad en medio de la pandemia, aunque esto representaba tener estadios sin público en varias sedes y por ello implementaron su protocolo especial para evitar una ola de contagios.

Los jugadores deben realizarse pruebas y no ir a lugares donde se puedan contagiar o estar sin cubrebocas. Además de cumplir con las normas de distanciamiento social dentro de las instalaciones de cada equipo. Un manual de más de 40 páginas que de no cumplirse caerían multas.

Pero el panorama que la liga esperaba evitar llegó a penas en su segundo día de actividades y ahora tendrán que sortear varios obstáculos para poder continuar con la primera parte del calendario sin que esto signifique una ola de cancelaciones que ponga en riesgo la campaña.

Por ahora, el primer multado es James Harden, quién tendrá que pagar una multa de $50,000 dólares y los Rockets poder contar con un cuadro completo para continuar su temporada.

Fuente: Marca