Crear o Matar

…respecto a la innovación docente en tiempos de educación virtual

Por: Marcelo Rodríguez

Facilitador organizacional y docente universitario

Cada vez que pienso en innovación, viene a mi mente el libro “Crear o Morir” (2014) escrito por Andrés Appenheimer, en el que hace referencia a que todos debemos crear/innovar caso contrario será nuestra “muerte” laboral; en este caso un profesor me pidió escribir acerca de la innovación docente a través de entornos virtuales y mientras exploraba opciones de título, sin dudarlo dije el nombre es “Crear o Matar” y es porque muchos profesores en lugar de “morir” están “matando”.

La falta de innovación en la educación virtual en esta nueva normalidad, está “matando” el interés, la motivación y la conexión de nuestros estudiantes. Cuando aún estábamos en la educación presencial, nuestros estudiantes sufrían por la falta de didáctica y empatía docente-alumno, imagínense cómo está hoy esta situación.

Por favor no lo tomen como una generalidad en la que incluyo a todos los profesores, solo se deben incluir aquellos que se sientan aludidos.

Definitivamente no es fácil para ningún docente, ahora en esta nueva realidad, mantener lo que fue el elemento diferenciador en su didáctica presencial y si alguien dice lo contrario está mintiendo.

Algo que estuve escuchando bastante en este nuevo tiempo es que los profesores jóvenes son los que mejor se han adaptado y los de edad más avanzada son los que están teniendo mayor dificultad, pues discúlpenme pero no creo que el factor sea la edad, soy un convencido que se trata de: VOCACIÓN, ACTITUD y AMOR AL PRÓJIMO.

La docencia es uno de los trabajos que no puedes realizar de manera sobresaliente y disfrutar, si no tienes VOCACIÓN, te conviertes en un zombie de la enseñanza que lo haces y sigues haciendo porque tienes que hacerlo, es tu trabajo, además piensas que a estas alturas de la vida y en estas circunstancias de pandemia no podrías migrar a otro tipo de actividad que te permita llevar el pan a casa y además tener el lujo de disfrutar lo que haces.

También, la docencia es un trabajo en el que la ACTITUD es otro elemento de base, que si un alumno colegial, habilita su micrófono y te pregunta por quinta vez si debe responder el examen con azul o si un alumno de maestría consulta en el «chat» del curso si su trabajo debe subirlo a la plataforma en Word y piensas: “pero qué le pasa a la gente, porque tienen que preguntar cosas tan obvias, sencillas y por tantas veces, algo pasó con el cerebro y el criterio de la gente”… si el pensamiento está así, es obvio saber cómo será la respuesta.

Dicen por ahí que el conocimiento y la habilidad suman, pero que la actitud multiplica y es que es verdad, pero también es verdad que no puedes dar lo que no tienes, no puedes dar bienestar a otros si no te sientes bien contigo mismo, ¿y eso cómo se refleja hacia afuera?… así es, acertaste, a través de la ACTITUD.

Finalizo escribiendo-hablando del tercer elemento que es, a mi parecer, el más importante porque si tienes AMOR AL PRÓJIMO, esto cambia la ACTITUD y reactiva la VOCACIÓN.

Hagamos una visualización y coloquemos estos tres elementos que indiqué en una pirámide, siendo que el primer nivel en la base es la VOCACIÓN, el del medio la ACTITUD y en la cúspide está el AMOR AL PRÓJIMO. Aquí aplica la teoría de Robert Dilts (representativo autor sobre programación neurolingüística), que nos enseña que hay una pirámide de niveles neurológicos en la que debes saber que para solucionar los problemas que se presentan en alguno de los niveles, siempre debes ir a trabajar en el nivel inmediatamente superior.

Es decir que, si hay un problema con la VOCACIÓN, entonces debes trabajar en la ACTITUD y si el problema se da a este nivel, pues entonces debes trabajar en el AMOR AL PRÓJIMO y verás los resultados descender a los otros niveles (efecto cascada).

Este es un principio de vida que funciona creas o no en él, es como el principio de la siembra y la cosecha y como la ley de la gravedad, ya que están presentes y se activan independientemente de tus creencias.

El problema es que estas palabras de AMOR AL PRÓJIMO se las han relativizado mucho y en otros casos se les ha dado una connotación religiosa, pero en realidad se refieren al motivo por el cual estamos en esta tierra, se trata de nuestro PROPÓSITO DE VIDA, el cual es de servir al otro, construir y aportar desde el amor, la esperanza y la excelencia, no desde la búsqueda de dinero, poder o estatus… te invito a que pruebes, que confíes en que si todo lo que haces es desde ese sentir, pronto verás los resultados en tu bienestar, tus relaciones, tu energía, tu salud y todo lo demás vendrá como consecuencia.

Entonces, queridos profesores, dejemos de “matar” a nuestros estudiantes, dejemos de “matar” el futuro y grandeza de nuestro país, es hora de INNOVAR Y CREAR!