Nate Robinson, de Rey de los Mates en la NBA y campeón de la liga de Venezuela, a debutar en el boxeo en el regreso de Tyson

Fuente: Marca.com

Nate Robinson, deja las canchas de baloncesto para pasar al cuadrilátero, cuando se mida al Youtuber Jake Paul en las preliminares de la pelea del regreso de Mike Tyson.

Nacido en Washington, pasó sus últimos dos años de preparatoria en California y ahí comenzó a destacar en prácticamente todo deporte en el que jugaba: fútbol americano, atletismo y baloncesto. Volvió a su estado natal durante su etapa universitaria, jugando tanto fútbol americano como baloncesto en la Universidad de Washington, pero dejó el emparrillado para su segundo año, jugando dos años más con los Huskies camino a ser elegido con la selección 21 del Draft de 2005 por los Knicks.

Se convirtió en uno de los jugadores favoritos de todos los aficionados, porque su pequeña estatura (5 pies 9 pulgadas, 1.75 metros) contrastaba con su estilo de juego, siempre a máximas revoluciones, reluciendo su gusto por el juego físico,como en el fútbol americano, y con un salto espectacular que le dejó varios mates de poster, pero quizás más que nada, la imagen de cuando puso un tapón a Yao Ming, casi dos pies más alto que él.

Su estatura siempre fue un problema para el baloncesto, porque si bien tiene ese bloqueo a Yao, en defensiva sufría y era atacado por los rivales. En su carrera de 618 partidos en la NBA, en los que jugó con Knicks, Bulls, Celtics, Nuggets, Warriors, Clippers, Thunder y Pelicans, promedió apenas 22.5 minutos, 11 puntos, 2.3 rebotes y 3 asistencias, pero dejó su huella en la NBA por lo que hizo en el Concurso de Clavadas.

Robinson ganó tres ediciones del concurso (2006, 2009 y 2010), recordando sobre todo el evento en el que se vistió de verde para ser la kriptonita de ‘Superman’ Dwight Howard.

Robinson dejó la NBA al finalizar la temporada 15/16, tras la cual jugó en Israel y en Venezuela, siendo campeón en la liga venezolana, y se retiró en 2018 tras jugar con el Homenetmen Beirut.

Ahora, pasará al boxeo. «Quiero demostrar que soy un atleta de clase mundial. Jugué fútbol americano colegial, jugué 11 temporadas en la NBA y estoy emocionado por entrar en el mundo del boxeo. Jake Paul, quiero ver tu máximo», declaró Nate Robinson a Shams Charania de The Athletic cuando se anunció la pelea.