La inmunidad contra el coronavirus se mantiene al menos ocho meses

El estudio, aún en revisión, ha sido liderado por el grupo de investigación de Shane Crotty, del Instituto de Inmunología de La Jolla, en California (EE.UU.) (PIROSCHKA VAN DE WOUW / Reuters)

Al menos ocho meses. Esa es la memoria inmune que ofrece la Covid a las personas que han pasado la infección. El estudio, aún en revisión, ha sido liderado por el grupo de investigación de Shane Crotty, del Instituto de Inmunología de La Jolla, en California (EE.UU.). Para los autores, los resultados indican que la inmunidad duradera frente a un segundo contagio es una posibilidad en la mayoría de las personas.

El equipo analizó varios tipos de memoria inmune frente al SARS-CoV-2 en 185 personas que habían padecido la enfermedad con edades entre los 19 y los 81 años. La mayoría de ellas presentó síntomas leves que no requirieron hospitalización. En 41 de los casos se tomaron medidas más de seis meses después de la aparición de los primeros síntomas.

Los anticuerpos IgG, los más abundantes y que aparecen pasado un tiempo desde el inicio de la infección, eran relativamente estables en la mayoría de los pacientes tras más de medio año. El equipo también encontró linfocitos B específicos para el virus que perduraron hasta los ocho meses desde la aparición de los síntomas, así como la presencia de linfocitos T.

Los linfocitos B aumentaron con el paso del tiempo. Los anticuerpos específicos frente al coronavirus producidos por estos se mantuvieron estables o bajaron sus niveles de manera muy gradual a lo largo de los ocho meses posteriores a la infección.

Según los autores, el desarrollo de células B de memoria frente al SARS-CoV-2 parece ser robusto y probablemente duradero, lo que podría llevar a una inmunidad celular más a largo plazo. El equipo indica que, aunque no se pueden realizar afirmaciones rotundas en base a los datos actuales, comparaciones razonables con otras enfermedades permiten hablar de años de inmunidad.

Los linfocitos T, encargados de una respuesta inmune adaptativa y de eliminar las células infectadas, disminuyeron paulatinamente con el paso del tiempo. Su vida media fue de entre tres y cinco meses.

FUENTE: LA VANGUARDIA