Un perro de oro para el líder de Turkmenistán

La enorme estatua en homenaje a la raza alabai, en el centro de la capital de Turkmenistán, Asjabad

FUENTE: La Vanguardia

Asjabad, la capital de la exrepública soviética de Turkmenistán, tiene desde esta semana una exótica, deslumbrante y extravagante estatua más. El presidente de este cerrado país de Asia Central, Gurbangulí Berdimujamédov, ha inaugurado un monumento en honor del alabai, o perro pastor de Asia Central, considerado el perro nacional turkmeno.

Berdimujamédov inauguró, según informó el 10 de noviembre la agencia estatal de noticias Turkmenistán Segodnia, un complejo de nuevos edificios en la ciudad. Pero las construcciones no tienen ni mucho menos el esplendor de la estatua canina que les acompaña.

Instalado en un espacio abierto con 36 metros de diámetro, el monumento al alabai tiene 15 metros de altura sumados los 9 del pedestal y los 6 de la propia estatua. Está rodeada, además, por una pantalla que muestra videos con la participación de un perro de esta raza.

(VYACHESLAV SARKISYAN / Reuters)

El presidente turkmeno ha escrito libros y canciones alabando la valentía del perro pastor de Asia Central

Y está chapada en oro para no perder la costumbre de exuberancia de muchos de los monumentos instalados en el pasado en Asjabad tanto por el actual líder como por su antecesor, Saparmurat Niazov, quien se hacía llamar Turkmenbashí o “padre de todos los turkmenos”.

Según la agencia, el iniciador de la instalación del monumento fue el propio presidente, con el fin de “mostrar respeto, reverencia por la inigualable valentía y gran bondad de corazón de estos maravillosos animales, enfatizando su papel en el destino histórico de la nación y el lugar que ocupan en la vida de las personas”.