Empresarios podrán negociar el método de pago de aguinaldo

Foto referencial

Desde la entrega de productos hasta la cancelación en “cuotas” son las opciones que baraja el rubro privado para cumplir con este beneficio laboral

Gabriel Morales Espíndola/Bolinfo/Tarija

(elPeriódico-Noviembre, 14/2020)

Cuando restan cuarenta y siete días para la finalización del año 2020, la crisis económica que campea en el país ha puesto en aprietos a los contratantes del rubro privado que, obedeciendo sus responsabilidades sociales, deberán cancelar el aguinaldo de manera obligatoria, este fenómeno es cuando menos “terrible” para quienes tienen que cumplir con deudas heredadas del período de cuarentena, según el análisis del vicepresidente de la Federación de Empresarios Privados de Tarija (FEPT), Daniel Beccar Diaz.

Empero una nueva política gubernamental asumida por las actuales autoridades nacionales, ha generado una opción esperanzadora para los dueños de empresas en todo el país, puesto que en las últimas horas el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, anunció que se está trabajando para establecer mecanismos “de alivio” que permitan oxigenar la economía del sector privado y que el pago del aguinaldo no derive en un cierre masivo de emprendimientos.

“Hemos escuchado al flamante ministro decir que el aguinaldo se debe pagar pero que las empresas tienen la libertad de poder negociar la forma, cada empresa con sus empleados negociará en cuántos pagos, si será en especie o algún método para no terminar de quebrar, si a eso le sumas siete meses cerrados, sin ingresos, acumulando deudas y todavía pagar un sueldo más es un duro golpe”, manifestó Beccar, en una conferencia de prensa desarrollada por el Bloque Empresarial del Sur, conformado por las federaciones de Tarija, Chuquisaca y Potosí.

El vicepresidente de la FEPT, Daniel Beccar

El APUNTE

Reactivación “demasiado lenta”

Según el vicepresidente de la FEPT y actual titular de la Cámara Hotelera de Tarija, Daniel Beccar, el proceso de reactivación económica “post pandemia” no fue tan próspero como se esperaba, puesto que las deudas se siguen acumulando para los contratantes y los impuestos como los sueldos “no esperan”.

“Si bien se está levantando la cuarentena poco a poco, no es el flujo que esperábamos, no creo que la reactivación vaya a ser de la noche a la mañana, este va a ser un proceso de seis meses a un año”, argumentó Beccar.