Schwartzman sale ileso de la trampa de Aliassime

El tenista argentino Diego Schwartzman consiguió un grandísimo triunfo ante el canadiense Felix Auger-Aliassime al cual derrotó en tres duros sets.

FUENTE: PUNTODEBREAK.COM

Tarde o temprano tenía que llegar el premio al incesante esfuerzo que lleva realizando Diego Schwartzman en estas últimas temporadas. A sus 28 años de edad, el de Buenos Aires se afana cada día por encontrar todo tipo de recursos que mengüen la desventaja que supone su altura en un circuito donde el físico adquiere gran importancia. En un tenis como el que hay hoy en día, no es fácil estar arriba en la tabla clasificatoria con ese factor limitante, y solo es posible gracias al enorme talento que atesora en su raqueta y a la capacidad de trabajar diariamente por mejorar y convertirse cada día en mejor tenista.

Se encuentra realmente cómodo el argentino en esta recta de temporada, donde viene de cosechar entre otros resultados una final en el Masters 1000 de Roma y unas semifinales en Roland Garros. Todo esto se debe al enorme esfuerzo y a su inteligencia a la hora de escoger de manera acertada el mejor golpe. Schwartzman partía hoy en su duelo ante Felix Auger-Aliassime como máximo favorito, y a punto estuvo de causarle un mal mucho mayor. Viendo como se desarrollaba el encuentro, el argentino se dio cuenta rápidamente el hueso tan duro de roer que tenía al otro lado de la pista, y es que Aliassime está jugando en Colonia a las mil maravillas. (6-4, 5-7 y 6-4).

Juego clásico de pista dura; movilidad desde el fondo de la pista, peloteos largos e intensos, variaciones de altura y velocidad, dejadas y ángulos. Un despliegue de talento dejando la potencia y el servicio en un segundo plano, y es que tanto Schwartzman como Aliassime son dos jugadores que destacan sobre todo desde el resto, peleando cada bola como si fuera la última y demostrando una vez más que el tenis además de talento, también es corazón y pundonor.

El primer parcial fue muy igualado, con ambos tenistas mostrándose sólido con su servicio y muy ofensivos al resto. Diego salió airoso de algunas oportunidades de su rival, pero éste encaró con gran optimismo los tramos finales del encuentro. Cuando todo hacía presagiar que la primera manga se decidiría en el tiebreak, el peque elevó un poco su nivel de juego para romper el servicio de Aliassime y de esta manera adjudicarse el primer set por 6-4.

La tensión acumulada fue tal que Aliassime se paró de piernas, confiando en que Schwartzman bajara un poco su nivel y descansara un poco tras un primer set intenso y de gran nivel tenístico. Pero nada más lejos de la realidad, ya que Schwartzman demostró la pasta de la que está hecho, y el nivel de confianza que atesora a día de hoy. Un break al comienzo del segundo parcial parecía que iba a ser definitivo, pero Aliassime no bajó los brazos. Cuando Schwartzman iba a sacar para llevarse el partido, el canadiense consiguió romperle el saque a su rival, no solo en una ocasión, sino en dos, pasando en cuestión de minutos del 4-5 al 7-5 e igualar el partido.

Schwartzman tiene pie y medio en Londres

El partido estaba siendo espectacular. Muy intenso y con ambos tenistas enchufadísimos y con ganas de ganarse un puesto para la gran final de mañana. Aliassime parecía que tenía la inercia positiva de haberse llevado la segunda manga, pero Schwartzman tiene ya mucha veteranía ante este tipo de circunstancias y con un break al comienzo del set abría brecha en el marcador. Felix lo intentó de todas las maneras posibles, pero esta vez se iba a quedar a las puertas de una nueva machada. Schwartzman jugará mañana la final ante el alemán Alexander Zverev.