La cara más amable de Nick Kyrgios

El australiano cuenta por qué decidió crear la fundación que lleva su nombre y también por qué decidió no reanudar su actividad en el circuito.

FUENTE: PUNTODEBREAK.COM

Aunque se hace notar en redes sociales con bastante frecuencia, Nick Kyrgios lleva mucho tiempo alejado del tenis. El australiano decidió no reiniciar su actividad, argumentando su negativa a viajar por el extranjero en mitad de la pandemia. El de Canberra charló con NBA.compara contar cómo funciona su fundación, qué le mueve a querer ayudar a los demás y también confirmar que volverá a competir en el verano australiano.

La charla, principalmente, descubre al Kyrgios más comprometido con los demás. A través de la ‘NKFoundation’, Nick invierte parte de su tiempo en crear proyectos de ayuda a gente más necesitada. «Con la repercusión que tengo ahora quería retribuir de alguna manera, pero no estaba seguro de cómo. Estuve visitando hospitales en el extranjero, en Francia, y decidí que quería abrir un complejo con canchas de tenis y canchas de baloncesto. Básicamente, un hogar: una oportunidad para que los niños que no necesariamente tienen un hogar o que están en desventaja vengan y se sientan aceptados.»

«Jugar al tenis es solo una parte para mí. Hasta que obtuve una repercusión, no me di cuenta de cuánta gente me admiraba. Todos los días, los jóvenes me admiran como si fuera un hermano o algo así. Ahí es donde recibo la mayor alegría. Me encanta jugar partidos de tenis y ganar. Me encanta jugar al baloncesto y ganar. Pero cuando veo a un niño que tiene poca confianza o que tiene dificultades, y no sólo en el deporte, sino en la vida en general, intento ayudar. Veo que con un par de palabras o unas pocas frases, puede simplemente cambiar toda su perspectiva de la vida, los puede hacer crecer y ser felices. De eso se trata».

Kyrgios cuenta sus problemas cuando era niño y la empatía que siente desde su ejemplo personal. «Cuando era joven, tenía sobrepeso, me intimidaban y me sentía muy inseguro acerca de hacer deporte. Solo quería dejar claro que todos pueden hacerlo, todos pueden tener la oportunidad, todos pueden tener una familia. La gente puede no creer qué puede hacerme feliz. La gente puede pensar que es el dinero, los viajes, la fama, pero a mí me encanta ayudar a los niños. Me encanta ir a las canchas de tenis locales, jugar y llevar alegría a los niños.»

Apartado de las pistas desde marzo, Kyrgios cuenta cómo aprovechó la oportunidad para estar más tiempo con los suyos y volver en enero, en el verano australiano. «No me sentía cómodo yendo al extranjero con todo lo que estaba pasando en este momento. Es increíblemente difícil ir al extranjero, y luego tenemos que ponernos en cuarentena cuando regresemos, así que utilicé este tiempo como un reinicio. Había estado viajando y no había visto a mi familia así en unos siete u ocho años. Este es un periodo crucial de siete meses en el que estoy solo con mi familia. Pero lo extraño, soy un competidor, volveré en verano.»