Italia registra más contagios que en cualquier día de la primera ola

FUENTE: LA VANGUARDIA

Las restricciones firmadas esta semana por el Gobierno italiano para contener el avance del coronavirus podrían pronto quedar superadas por la realidad. Italia, que hasta no hace mucho se presentaba como un ejemplo a la hora de evitar la segunda ola de la pandemia, ha registrado hoy 7.332 nuevos casos de Covid-19. Es una cifra de récord: nunca a lo largo de la pandemia se habían contado tantos contagios en un día.

También es cierto que ahora se están llevando a cabo muchos más PCR que durante la primavera pasada. Hoy se han contabilizado un récord de pruebas, más de 152.000, nunca tantas en 24 horas. Hasta el momento el mayor dato de positivos en un día se había registrado el 21 de marzo, con 6.557 casos, cuando Italia ya llevaba semanas confinada. 

Ahora hay alrededor de 40

Un epidemiólogo prevé 100 muertos por día en solo dos semanas

Los muertos han sido 43, dos más que el martes, con lo que desde el inicio de la pandemia han fallecido 36.289 personas con coronavirus en el país transalpino. En marzo, cuando había tantos contagios, los muertos se contaban por centenares. El epidemiólogo Patrizio Pezzotti, del Instituto Superior de Sanidad Italiano, ha asegurado en una entrevista con La Stampa que en dos semanas esperan alrededor de cien muertos por día.

“Poco a poco los casos aumentan, la capacidad de rastrear los contactos y hacer pruebas disminuye y se entra en un círculo vicioso que hace aumentar la transmisión del virus”, ha advertido el virólogo Andrea Crisanti en la televisión pública italiana. El experto –aplaudido por la buena gestión de la primera ola de la pandemia en el Véneto– ha asegurado que un confinamiento en Navidad “sería realista” para bajar la transmisión del virus y aumentar el rastreo.

El número de personas que se encuentra en cuidados intensivos está creciendo rápidamente. Hoy ya son 539, 25 más que el martes, y muchos más que los 40 que había en la segunda mitad de julio. Preocupa especialmente el avance del virus en Lombardía, que a finales de febrero se convirtió en el epicentro de la pandemia en Europa. Se han hallado 1.844 casos,1.032 solamente en la provincia de Milán, de los cuales la mitad en esa ciudad. La región está valorando tomar nuevas restricciones en base a esta escalada de los contagios. 

El objetivo del Gobierno

Giuseppe Conte quiere evitar un segundo confinamiento generalizado

Y es que aunque el Gobierno de Giuseppe Conte tiene el timón de mando a la hora de gestionar la emergencia sanitaria, Roma ha dado vía libre para que las regiones emitan ordenanzas más restrictivas según la evolución de la pandemia en sus territorios. En toda Italia desde ahora la hostelería tiene un “toque de queda”. Los restaurantes, bares y demás servicios de restauración deben cerrar a medianoche, si tienen servicio de mesas, o a las 21 horas, si no lo tienen. Además quedan prohibidas las fiestas y se recomienda que no asistan más de seis personas a las reuniones familiares o de amigos que tengan lugar en domicilios particulares. De momento las clases siguen siendo presenciales –el objetivo del Gobierno es mantener las aulas abiertas– pero se han suspendido las excursiones escolares y también los partidos de fútbol amateur. 

Con estas medidas Conte quiere evitar que los italianos vuelvan a pasar por un largo confinamiento como el que ya vivieron la pasada primavera. El primer ministro ha excluido la posibilidad de confinar a todo el país de la misma manera que en marzo, aunque sí dijo que en caso de necesitarlo cerrará áreas limitadas del territorio nacional. “La curva está subiendo y lo vemos en los últimos días en toda la UE. No nos podemos permitir distracciones ni bajar el nivel de atención y concentración”, aseguró en una comparecencia ante la prensa. “Las nuevas reglas comportarán más sacrificios –añadió– pero estamos convencidos de que respetándolas podremos afrontar mejor esta nueva fase. Nuestro objetivo es claro: debemos evitar que el país caiga en un nuevo confinamiento generalizado”.