El PUENTE DE TOMATITAS
PUNTO CRITICO PARA TARIJA

No podemos comprender que en el presente, el ingreso y salida de la ciudad de Tarija, dependa de un puente en el río Guadalquivir (Tomatitas), que fue construido a principios del siglo 20, cuando la ciudad tenía menos de 20.000 habitantes.
El flujo vehicular, en la época de su construcción, estaba constituido por vehículos pequeños y en número muy reducido, flujo que fue aumentando en función al crecimiento de la ciudad y el aumento de la actividad económica de la región.
En la década de los años 70 se hizo, el aumento del ancho de la plataforma del puente, para permitir el paso vehicular en ambos sentidos (la población de la ciudad era aproximadamente de 40.000 Hab). Desde esa época no se hizo ninguna obra, para el mejoramiento de la circulación en el área, y el flujo vehicular se fue incrementando en una forma insospechada, alcanzando en la actualidad los 1000 vehículos, en las horas punta, con los grandes problemas por el paso de unidades de transporte pesado (Camiones con tráiler y buses) lo que hace que se agudicen las deficiencias, no solo del puente, sino del acceso del lado de Tomatitas (en curva) y el nudo de conexión del camino hacia la Victoria – Coimata.
La densidad del tráfico y el paso de vehículos de alto tonelaje, con los consiguientes inconvenientes de grandes embotellamientos, por las características de la estructura y sus accesos, hace que la circulación vehicular en el sitio se constituya en un aspecto crítico, que afecta a todo el sistema de transporte, prolongando los tiempos de paso, que se reflejan en la economía, altos riesgos de accidentes y que además, el sector sea una vitrina del desorden y la falta de una planificación.

Las grandes deficiencias anotadas, se agudizan más, con una calzada deteriorada, que se mantiene en condiciones desastrosas de circulación y por otra parte, las autoridades, en vez de buscar minimizar los problemas, inducen a que en el sector se desarrollen actividades que atraen a la gente hacia el lugar, con las promociones turísticas (Balneario, ruta del vino, etc) y se tenga la venta de comidas (aderezados con el polvo que se produce por la circulación vehicular) y lo que es más, se hacen ferias (de la humita) y otras actividades que ponen de manifiesto las grandes deficiencias y el desorden de la circulación en el área.
Ahora bien, porque no se han encarado soluciones a esos problemas, que datan de varios años y que cada vez son mayores? No encontramos una respuesta con razones valederas:
Se dice que la vía es parte de la ruta fundamental de carreteras del País y que la solución debe ser dada por autoridades nacionales. Se dice que el puente se encuentra en el límite entre los municipios de Tarija y San Lorenzo, con la dificultad de jurisdicción, y se dan otros justificativos que son de orden económico. Estimamos que nada de ello es valedero ante la magnitud del problema, que está afectando a la vida de la ciudad y su entorno.
La solución se la debe dar independientemente de las limitaciones administrativas que se puedan tener en el sector, es imperiosa la construcción de accesos y otro puente, que se ubiquen fuera del sitio crítico de Tomatitas y que tenga las características propias de una vía adecuada a las exigencias del tráfico actual.
Estamos convencidos, que la solución a este problema no fue encarado por lamentables deficiencias en la administración de las entidades públicas (Municipios, Gobernación y sub Gobernaciones), que parece que desconocen la aplicación de los criterios de priorización, para la resolución de problemas de circulación vehicular y en general del ordenamiento de un ambiente urbano, que son indispensables para la selección, asignación y aprobación de proyectos u obras.
Decimos esto por la observación de las notas de prensa, de la divulgación de la ejecución de grandes estructuras de puentes en la ciudad, como la reciente, del puente San Antonio y por otra parte la ejecución de puentes en el área rural y la ejecución de caminos rurales pavimentados, que bien se podrían hacer cuando se hayan solucionado los grandes problemas, cuya ejecución es verdaderamente de una alta prioridad.

AVA & HCU