El primer dilema de Zidane: el toque de los veteranos o el fútbol exprés de los jóvenes

AGENCIAS/MARCA
(Septiembre 12/2020) Zidane siempre ha sorprendido con las alineaciones y lo seguirá haciendo. Y, efectivamente, no tendrá un once tipo. El francés seguirá con sus rotaciones extremas para tener a todos sus jugadores enchufados a lo largo de la temporada. Pero en estos primeros días de pretemporada, el entrenador del Real Madrid está constatando que en su plantilla tiene una riqueza que, pese a la ausencia de fichajes, es superior a la del curso pasado. Porque los veteranos mantienen su finura con el balón en los pies y porque la mayoría de los jóvenes han llegado a un nivel físico superlativo que podría permitir al entrenador francés jugar a una cosa diferente a lo que ha venido haciendo las últimas temporadas.
El Madrid de Zidane, sobre todo el que ganó tres Copas de Europa seguidas, siempre se ha caracterizado por masticar las jugadas, por ser el dominador del juego con Kroos y Modric a los mandos. La filosofía de juego, con las múltiples variantes tácticas que el entrenador ha introducido, siempre ha sido la misma. Ahora, sin embargo, observa que tiene en el vestuario una materia prima que le puede permitir hacer un fútbol mucho más agresivo, quizás no tan elaborado pero sí más directo. Todo, gracias al poderío físico que tienen los más jóvenes de la plantilla.
Martin Odegaard es un ejemplo. El noruego está sorprendiendo casi más por su planta y su fuerza que por su espectacular calidad. Quienes le ven entrenarse cada día en Valdebebas aseguran que es un portento físico, capaz de ser un fino box to box. Está muy alejado del estereotipo de mediapunta que no trabaja, sino todo lo contrario. «Verticalidad, fuerza, talento, toque, disparo… Lo tiene todo», dicen en la Ciudad Real Madrid. Y junto a Odegaard destaca también Valverde. El uruguayo es otro tipo de jugador, pero ha vuelto a pletórico a los entrenamientos. Y lo mismo sucede con Vinícius y Rodrygo, empeñados junto a sus entrenadores personales en convertirse en jugadores totales. Llegaron al Madrid con fama de virgueros y en menos de un año han esculpido unos cuerpos que les convierten en locomotoras por la banda.
LOS DATOS
El trío Casemiro-Kroos-Modric que mandó en Europa con puño de hierro entre 2016 y 2018 sigue teniendo muchas papeletas de empezar la temporada como titular. Porque Zizou confía en ellos más que en ninguno y porque también han vuelto de las vacaciones a un gran nivel.
Kroos y Modric no le ofrecen el vigor de Valverde y Odegaard, pero sí más pausa y un control de juego que a Zidane siempre le ha gustado.