Dictan arresto domiciliario para los responsables de almacenamiento en el puerto de Beirut

AGENCIAS/AP

(AGOSTO 06/2020) El Gobierno libanés ha anunciado este miércoles el arresto domiciliario de los encargados del almacenamiento del amonio. La ministra de Información libanesa, Manal Abdelsamad, ha indicado en rueda de prensa tras una reunión extraordinaria del Gabinete, que las “autoridades competentes” se encargarán de tomar todas las medidas legales para aplicar el arresto domiciliario y vigilar a los responsables.

El arresto se produce dentro del estado de emergencia de quince días decretado por las autoridades y al amparo de la Ley de Defensa Nacional ordenando a la autoridad militar el arresto de cualquiera responsable por el almacenamiento del nitrato y su custodia desde junio de 2014 a agosto de 2020, según ha informado la Presidencia.

La explosión ha dejado al menos 135 muertos y más de 5.000 heridos, según la última actualización oficial

Líbano recibe muestras de solidaridad de la comunidad internacional mientras se enfrenta a las consecuencias de la devastadora explosión que este martes arrasó el puerto de Beirut, el principal del país, y que hasta el momento ha causado 135 muertos y más de 5.000 heridos, según la última actualización oficial.

Los hospitales en Beirut, algunos fuertemente dañados por la explosión, se encuentran hacinados, también con pacientes de coronavirus, cuyos contagios se han disparado en este país en el que se impuso el confinamiento de la población. Un cargamento de nitrato de amonio de 2.750 toneladas sin custodiar fue la causa de la explosión, aunque se desconoce el origen.

La Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés) analiza los datos de la gran explosión, confirmó a Efe hoy en Viena Gill Tudor, portavoz de este organismo del sistema de Naciones Unidas con sede en la capital austríaca.

LOS DATOS

La enorme detonación fue registrada por el Sistema Internacional de Vigilancia (SIV) de la organización, una red mundial de instalaciones de vigilancia sismológica, hidroacústica e infrasónica.

La explosión tendrá importantes consecuencias económicas puesto que la destrucción del principal puerto del país dificultará el suministro de alimentos en el futuro, lo que se suma a la crisis financiera y a la hiperinflación en el país, que pasa por su peor crisis económica desde el final de la guerra civil (1975-1990).