Irak: Desde octubre, 560 personas han muerto en protestas

Fuente: AP

El gobierno de Irak informó el jueves que desde octubre del año pasado, cuando estallaron las protestas contra el gobierno en el país, un total de 560 manifestantes y miembros de las fuerzas de seguridad han muerto en hechos de violencia registrados durante las marchas.

La cifra fue reportada por Hisham Daoud, asesor del primer ministro iraquí, durante una conferencia de prensa en Bagdad. Dijo que una comisión de determinación de los hechos investigaría más sobre las muertes.

También el jueves, el ministro del Interior Othman al-Ghanimi anunció el resultado de una pesquisa sobre la muerte de dos manifestantes a manos de las fuerzas iraquíes registradas el domingo.

Añadió que con base en testigos presenciales y reportes forenses, los manifestantes, que participaron en una marcha contra los cortes de electricidad del gobierno en medio del sofocante calor veraniego del país, fallecieron luego que tres policías les dispararon con pistolas de perdigones. Los agentes fueron detenidos.

Las protestas multitudinarias contra el gobierno estallaron en octubre del año pasado en la capital Bagdad y en el sur del país. Decenas de miles de jóvenes iraquíes salieron a las calles para condenar la corrupción endémica, los deficientes servicios públicos y el desempleo. Cientos fallecieron después de que las fuerzas de seguridad utilizaron municiones reales y gas lacrimógeno para dispersar a la muchedumbre.

Las protestas disminuyeron luego que se implementaron medidas de restricción para contener la propagación del coronavirus.

Daoud dijo que las familias de los fallecidos recibirían 10 millones de dinares iraquíes como indemnización, junto con una parcela de tierra. El gobierno ha redactado una lista oficial de los muertos, acorde con una promesa hecha por el nuevo primer ministro del país, Mustafa al-Kadhimi, para hacer justicia a los manifestantes.

De momento no está claro cómo el gobierno, que tiene problemas de liquidez a raíz de una crisis económica agravada por los bajos precios del petróleo, podrá realizar los pagos a las familias. Activistas civiles insisten que la promesa de una indemnización no debería anular la necesidad de hacer rendir cuentas a los responsables. Los activistas culpan a las milicias respaldadas por Irán de matar y secuestrar a manifestantes.

“Nadie anunciará el nombre de los asesinos”, dijo Ali Haidar, activista de 25 años, mostrando un pesimismo generalizado entre los manifestantes sobre que se revelarían las identidades de los responsables de los asesinatos.