ANIMALES SUELTOS Y NADIE HACE NADA

Si nos consideramos una urbe medianamente organizada, deberíamos tomar en cuenta ciertos aspectos fundamentales para que pueda ser así. En Tarija es muy difícil decir eso, en varios sentidos, una realidad que preocupa y llama la atención tiene que ver con la presencia de animales en calles y avenidas, que libremente circulan poniendo en riesgo especialmente a quienes conducen vehículos.

Son jaurías enteras de perros, generalmente callejeros, que van de un lugar a otro, ensucian la ciudad, pelean con otros perros, atacan a la gente y ocasionan más de un incidente de tránsito. Son vacas que donde menos se imagina, aparecen de a dos o tres, son animales de gran envergadura, pacíficos pero que pueden ocasionar accidentes con consecuencias graves. Están en las jardineras de las avenidas, en las rotondas y en uno que otro parque, al mismo tiempo se alimentan del pasto y las plantas que encuentran a su paso, ensucian con sus deposiciones naturales y tienen dueños que se desentienden absolutamente de la responsabilidad que deberían asumir. También se debe hacer notar la presencia de ganado equino, caballos y asnos, que significan un riesgo en todo sentido. Es más serio el problema si vemos que estos animales también andan sueltos en las carreteras, provocando hasta muertes en hechos de tránsito, pues con las altas velocidades que imprimen los vehículos, lo resultados son trágicos. Se debe sancionar duramente a quien no mantiene fuera de la vía pública a su ganado, a sus animales, se debe decomisar y aplicar fuertes multas, es la única manera de conseguir que se tome con responsabilidad este tema.