Coronavirus en Brasil | «Es cada vez más difícil imaginar que Bolsonaro llegue al final del mandato»: entrevista con el historiador y politólogo José Murilo de Carvalho

Para determinar la gravedad de la crisis de coronavirus en Brasil basta un dato: el mayor país de América Latina pasó por primera vez el martes la barrera simbólica de 1.000 muertes diarias por covid-19, según datos del gobierno.

Es ya el tercer país del mundo con más casos detectados de coronavirus (271.885), después de Estados Unidos y Rusia, y el sexto en número de muertes por la pandemia, con 17.983 hasta el martes, de acuerdo a la Universidad Johns Hopkins.

Se sospecha que las cifras reales de víctimas de coronavirus en el país sudamericano son bastante mayores de lo que muestran las estadísticas oficiales, debido a la falta de test para detectar infecciones.

Todo esto pone en aprietos al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien buscó restarle importancia a la amenaza del covid-19 cuando comenzaba a expandirse, llamándolo de «gripecita», y resisió las medidas de aislamiento social que adoptaron otros países.

Pero Brasil es especial también porque, en simultáneo a la crisis sanitaria, atraviesa una crisis política determinante y otra económica, advierte José Murilo de Carvalho, un prominente historiador y politólogo brasileño.

«Es una tormenta perfecta», dice Murilo de Carvalho, miembro de la Academia Brasileña de Letras y de la Academia Brasileña de Ciencias, en una entrevista con BBC Mundo desde su domicilio en Río de Janeiro.

Y advierte que parece cada vez más difícil que Bolsonaro -quien llegó al cargo en enero de 2019 con un discurso antisistema, militarista y de ultraderecha- concluya su mandato presidencial de cuatro años.

Lo que sigue es una síntesis del diálogo telefónico.

raya

La crisis política en Brasil no es nueva: podría decirse que comenzó en 2014 con el escándalo de corrupción en Petrobras. ¿Se agravó la situación en el gobierno de Bolsonaro, en medio de la pandemia?

De hecho, la crisis comenzó ya en el primer gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

Era una crisis económica que se acabó transformando en crisis política.

La crisis continúa y empeoró en medio de la pandemia.