INFORMACIÓN OPORTUNA POR FAVOR

Los tarijeños estamos en vilo y muchos, sucumbiendo ante las redes sociales, que llevan en su cauce todo clase información, mucha no veraz y mal intencionada.

La preocupación surgió cuando se supo que el obispo de Santa Cruz dio positivo por coronavirus y estuvo en días pasados en Tarija. Incluso se dijo que había estado en el valle de la Concepcion y en contacto con varias personas. Nadie se encargó de dar una información oficial al respecto. Después, las alarmas saltaron cuando este domingo se supo, otra vez de manera extra oficial, que una persona había sido atendida en Pro Salud Senac, con síntomas de la enfermedad. Se decía que el personal médico estaba pidiendo ayuda y que habían otros complicados más. Gracias al trabajo de la prensa se filtró que el enfermo era un sacerdote de la iglesia de San Francisco de la ciudad de Tarija, que fue atendido el sábado en la noche por los bomberos y llevado al centro de salud. Además del ingrediente que marca que ese templo fue visitado por el clérigo cruceño.

Más allá de los pormenores, el problema es lo mucho que tarda la información oficial, pasan horas de horas hasta que existe el pronunciamiento de una fuente confiable. Coincidimos que la desinformación y las verdades a medias generan  incertidumbre y miedo, y que estos factores no ayudan en un escenario como en el que nos desenvolvemos. Los medios de comunicación debemos asumir con mucha responsabilidad nuestro rol peor requerimos información oficial oportuna. El dejar que se viralicen situaciones inciertas o infundadas, ayuda a que la paranoia colectiva penetre con facilidad. Aún no tenemos casos confirmados en Tarija pero cuando suceda, la actitud de la población irá cambiando, peor si se presentan muertes. Son las autoridades correspondientes las que deben darse cuenta de lo importante que es generarle certezas a la gente, evitando que se desvirtúe lo que realmente sucede. El silencio y las largas horas de inexplicable espera sólo empujan peligrosamente hacia el abismo el animo popular.