Napoli ganó un partido que arrancó perdiendo

ROMA, 20 FEB

«Dejemos de pensar en Lionel Messi y pensemos en Brescia», advertía Gennaro Gattuso, técnico de un Napoli que logró doblegar por 2-1 al penúltimo de la tabla en un partido que arrancó perdiendo y terminó sufriendo.

La referencia del entrenador apuntaba al que su equipo jugará el martes en el San Paolo frente al Barcelona del astro argentino por los octavos de final de ida de la Champions League en la previa del que animó hoy en el arranque de la fecha.

Y tenía razón Gattuso al pedir concentración para el duelo de esta tarde-noche en el estadio Mario Rigamonti, que festejó el primer gol gracias al convertido por el zaguero venezolano Jhon Chancellor a los 26′.

Fue al conectar de cabeza en el primer palo un tiro de esquina ejecutado por Sandro Tonali que dejó sin chances a un sorprendido arquero colombiano David Ospina, que hasta entonces no había pasado sobresaltos.

Brescia lo esperó agazapado para lastimar de contragolpe, pero no logró inquietar a Napoli aunque en la primera que tuvo terminó festejando gracias a Chancellor, que marcó así su tercer gol en Serie A.

Injusta la ventaja del local ante un rival que sintió el golpe y cayó en la confusión, situación que aprovecharon los dueños de casa para bajarle el ritmo al partido y para volver a llegar con riesgo cuando agonizaba el primer capítulo.

Seguramente lo habrá expresado con su típico estilo en el descanso, pues al regreso al ruedo Napoli llegó al empate con un penal Daniele Orsato concedió tras confirmar con el VAR una mano en el área del checo Ales Mateju tras un remate de Mertens.

Lorenzo Insigne, uno de los más activos en Napoli en la primera mitad, trocó por gol la falta desde los 12 pasos con un remate sobre la izquierda de un Joronen que se arrojó sobre su palo derecho.

Justicia en el marcador a los 49′, cinco minutos antes de que Ruiz decretase de mediavuelta el 2-1 que a la postre sería definitivo aunque diez minutos después el español pudo estirar la ventaja con otro que esta vez sí rechazó el arquero.

A los 64′ ya festejaba el suyo Mertens cuando el árbitro lo invalidó por posición adelantada y un rato después lo amonestó por hacer tiempo cuando dejaba la cancha para que ingresara el polaco Arkadiusz Milik.