Los accidentes de buses de pasajeros siguen cobrando vidas, el mal estado de las carreteras así como la deficiente condición técnica de los mismos, convierten cada viaje en una ruleta rusa