Las lluvias alteran la función de las cámaras de vigilancia en Tarija

Centro de monitoreo de la Policía.

SHIRLEY ESCALANTE/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico-Febrero-16-2020) En el Comando Departamental de la Policía funcionan 150 cámaras de vigilancia, las que están instaladas en lugares  estratégicos de la ciudad de Tarija, mismas que son monitoreados por 15 funcionarios policiales durante las 24 horas del día.

Sin embargo, en época de lluvia las cámaras de vigilancia no funcionan al 100% puesto que al mojarse de cierta manera genera un perjuicio ya que en muchas ocasiones dejan de funcionar, lo que sería un punto en contra para la seguridad.

El ex comandante de la Policía Departamental de Tarija, Miguel Ángel Prieto, informó que las temperaturas y precipitaciones influyen para que las cámaras de vigilancia funcionen, por lo que están en contacto permanente con los técnicos para que estén funcionando las 24 horas y se dé seguridad a la población.

«Lo que nosotros hacemos para que las cámaras funcionen las 24 horas es estar en monitoreo permanentemente, ya que si identificamos alguna irregularidad de manera inmediata convocamos a la parte técnica quien es la encargada de hacer la reparación en tiempo récord», dijo Prieto.

Por otro lado, aseveró que también tienen problemas con la frecuencia en la red que utilizan para monitoreo, la que se interfiere con algunas empresas de radio móviles, por lo que solicitaron a la Autoridad  de Transporte y Telecomunicaciones (ATT) que pueda poner sus buenos oficios.

«Nosotros utilizamos la frecuencia 400 donde estamos siendo interferidos, ya hicimos ligar el reclamo correspondiente a la ATT para que ellos nos puedan subir un Rango superior que es el 5.1», finalizó Prieto.(eP).

El Apunte

30 efectivos policiales capacitados para el monitoreo

El Centro de Monitoreo y Vigilancia,  se encuentra implementado en su “totalidad”, tiene un personal policial de 30 efectivos que fueron capacitados por personal municipal en cuanto al conocimiento del manejo de los equipos del sistema.

Estos funcionarios cubrirán los diferentes turnos de vigilancia para cumplir el rol de 24 horas de monitoreo y control y estarán en constante coordinación con el equipo técnico para que puedan resolver con prontitud en caso de que alguna de las cámaras de seguridad deje de funcionar.