EL TIGRE QUEDÓ SIN PRESA

The Strongest no pudo con Wilstermann

ANDRÉS TÓRREZ TÓRREZ

La lucha de 3 equipos por el primer puesto del Campeonato Clausura de la División Profesional del fútbol boliviano y los sucesos políticos iniciados el pasado mes de octubre, que determinaron que las 10 últimas fecha se jueguen en sólo un mes, fueron 2 ingredientes más del interés que tuvo ese torneo.

Obviamente el ingrediente principal fue que 3 grandes luchen palmo a palmo por el primer puesto, Bolívar con la excusa del bicampeonato y Wilstermann y The Strongest, por ganar su boleto a la fase de grupos de la Libertadores, ante los lamentos de los entrenadores por tener que jugar casi cada 3 días., por la paralización de casi una mes del campeonato, por los acontecimientos sociales.

Al final de la primera rueda la situación estaba con Wilstermann líder con 29 puntos, seguido de Bolívar con 28 y The Strongest con 25 y la perspectiva de una definición cerrada y en la que todo podía acontecer.

Los atigrados tuvieron una muy buena segunda rueda, 10 partidos ganados, 2 empatados y apenas una derrota, para terminar en el primer puesto de esta rueda, pero sin poder concretar  el objetivo de alcanzar el primer lugar en la tabla de posiciones.

Sin embargo el culpable de que ello suceda la tuvo Wilstermann, que por su parte aguantó a pie firme el asedio de los atigrados, ganaron 10 partidos, empataron los 3 restantes y terminaron invictos.

El decir que el asedio del Tigre que se prolongó durante las 13 fechas de la segunda rueda, apenas le permitieron descontar en todo este lapso del  campeonato apenas un punto a Wilstermann (31-32), para la puntuación de 60 a 57 final del Campeonato Apertura.

De esta manera el Tigre no pudo cazar  a la presa y no pudo cristalizar el objetivo copero, sin embargo el saldo futbolístico de la campaña fue importante y borró casi por arte de magia, la frustración de haber perseguido infructuosamente al puntero.

El equipo exhibió momento de buen fútbol y un funcionamiento más acorde a sus pretensiones, olvidando la dependencia de Pablo Escóbar, que había tenido el equipo desde su retiro del fútbol., con algunas actuaciones superlativas como la de los colombianos Reinoso y Reina losa goleadores del equipo, la consolidación de Ramiro Vaca, en su función de cerebro del equipo y la vigencia de Marvin Bejarano, como el mejor lateral izquierdo y el temperamento y prodigación de Diego Wayar,  la aparición del juvenil Gabriel Sotomayor, mientras que Rudy Cardozo tuvo una temporada irregular, que le costó la titularidad.

Adicionalmente la persecución de The Strongest a Wilstermann, no fue tan infructuosa que digamos, por cuanto le permitió despojar del segundo lugar a su “eterno rival” Bolívar, que concluyó en el tercer puesto.