Hay comercios que modifican los precios de sus productos los días previos al denominado black friday o simplemente cambian las etiquetas, añadiendo un falso costo, para hacer creer que existe una rebaja, siendo un engaño al usuario.