UN LUNES CON SABOR A POCO?

52

Muchos esperaban más de lo que tenía que pasar este lunes, 4 de noviembre, a hrs 19:00, Bolivia entera esperó un cabildo más en Santa Cruz, siempre multitudinario. Se especuló bastante, se habló de videos que podrían exponer y tumbar a Evo, Luis Fernando Camacho “garantizó” que renunciaría, por eso el plazo de 48 hrs que se puso el Sábado generó un remezón tan fuerte que hasta el gobierno tuvo que agarrarse. Al parecer muchos esperaban un discurso de confrontación hasta casi llegar a la humillación, con ese “as bajo la manga” que, se pensaba, tenia el líder cívico.

No hubo videos, no hubo lenguaje agresivo ni ofensivo, no se mostró el “as” que muchos querían ver, por el contrario, Luis Fernando Camacho anunció nuevas medidas, más radicales pero pacíficas… convocó a tomar las instituciones del Estado y así paralizarlas para que se sientan los efectos directamente, el riesgo es que la policía tenga que actuar en detrimento de los que protagonicen la toma. Anunció que se iba a La Paz al día siguiente y se fue después de hablar, con la carta de renuncia para Evo Morales, adelantó que bajaría desde El Alto en una masiva marcha, habrá que verlo, se está atreviendo a pisar y actuar en territorio desconocido que se ha mostrado muy afín al presidente desde siempre, puede que haya cambiado con el tiempo pero aún así sigue siendo un fuerte bastión masista, está corriendo riesgos pesados. Dijo, casi en tono de desafío, que no temía morir o ir preso, echándole tácitamente la responsabilidad al gobierno por si algo sucede, por supuesto que se cometería una gran error si se permite o se hace algo así. Camacho otra vez dijo que garantizaba que volvía a Santa Cruz con la renuncia firmada por Evo, tal vez ya no hay que tomar de manera tan textual lo que dice porque en realidad puede tener otro significado. A pesar de sus anuncios, el cívico no ofrece pelea, no ofrece enfrentamiento y más bien pidió disculpas en nombre del pueblo “camba” si se insultó y dañó a alguien o a otras regiones, marcando una tendencia de unidad importante en los tiempos que vivimos.

No sabemos los resultados de este paso, Fernando Camacho se metió en la boca del lobo porque sabe que es en La Paz donde se resuelven estas situaciones, no en Santa Cruz ni con su poder empresarial y constante desarrollo, es en el epicentro político de Bolivia donde se juegan las grandes ligas y el cívico se metió de cabeza, dejando claro que las movilizaciones, los bloqueos y el paro indefinido continúan. Sabiendo muy bien que con esta jugada, gana connotación a nivel nacional, tal vez mirando un futuro electoral, es posible.

La incertidumbre sigue siendo dueña de todos, algunos no ven hacia donde va Luis Fernando Camacho, que dejó fuera del tablero a los políticos tradicionales, incluso Carlos Mesa y los que lo acompañan, que aún no se recuperan del impacto de quedarse flotando ante el creciente pedido ciudadano de gente nueva… una especie de “que se vayan todos”, los de aquí y los de allá, los de izquierda y los de derecha… un movimiento que parece romper estructuras en busca de un cambio profundo, protagonizado por nuevos y más sinceros actores. Los de ahora parecen haber hastiado a la gente.