Uriondo

Tras 20 años, mujer rompe el silencio y denuncia a su padre por violación

306
La mujer fue violada por su padre durante 20 años. Imagen de referencia.

La mujer tiene un niño de 10 años fruto de uno de los abusos

VALERIA METZELAR/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico-noviembre 03-11-2019) Una mujer proveniente del municipio de Uriondo, llegó a la ciudad de Tarija para romper el silencio tras 20 años de abusos.

Según su testimonio, fue su padre quien la vejó durante todo ese tiempo. Fruto de una de las violaciones tuvo un hijo, quien actualmente cumplió 10 años.

De acuerdo a los datos que brindó la abogada de la víctima, Marlene Vargas, la mujer tiene 35 años y fue abusada desde los 15.

La víctima relata que desde que falleció su madre hace 20 años, su padre no pudo sobreponerse a la pérdida, y se dedicó a consumir bebidas alcohólicas, “estaba deprimido y tomado”, cuenta.

De apoco se empezaron a manifestarse las primeras agresiones, cuando el padre llegaba ebrio y entraba a la habitación de la entonces adolescente, para realizarle “tocamientos”.

Pronto llegó el día en que el hombre tras beber con sus amigos, llegó a casa mientras la joven se estaba bañando, ingresó a la ducha y la violó.  

Vargas ha manifestado, que las violaciones ocurrían cada vez que el hombre consumía bebidas alcohólicas, agresión tras agresión, la mujer quedó embarazada y dio a luz a un niño que ahora tiene diez años.

Tras 20 años de silencio,  la mujer decidió denunciar, cansada de tanta agresión.

La víctima,  también manifiesta que el agresor tras enterarse que iría a denunciarlo, le amenazó de muerte a ella y al pequeño.

 “Vamos a presentar la denuncia correspondiente por el delito de violación, ya que el agresor se tiene que responsabilizar ante un juez por sus acciones. Vamos solicitar la detención preventiva, ya que esta persona es un peligro para la víctima” dijo la abogada. (eP).

En Bolivia cada vez más mujeres se animan a denunciar.

EL APUNTE:

Los casos de violación contra niños y adolescentes constituyen un flagelo en Bolivia, que se producen, en su mayoría, en el seno familiar.

En 2018, en el territorio nacional se registró una denuncia por cada 9.730 habitantes, pero la situación es más preocupante en Beni, Pando y Tarija respectivamente.

Según los datos oficiales, en Tarija hay un caso de vejación por cada 5.314 habitantes.