Candidato del MAS llama ‘cínico’ a Mesa por relacionar cobro de $us 800.000 con ‘guerra sucia’

El candidato a senador por el MAS se pronunció ante los hechos I Foto: APG Noticias.

Rogelio Mayta, abogado de las víctimas de octubre de 2003 y candidato a senador del Movimiento Al Socialismo (MAS), consideró que «ya es demasiado cinismo de Carlos Mesa», hablar de guerra sucia entorno al proceso de investigación contra Ximena Valdivia, integrante de Comunidad Ciudadana, por los depósitos a cuenta de PAT entre 2002 y 2003.

«Nos queda decirle de forma clara, muy concreta, acá no hay guerra sucia, hay dineros aparentemente sucios que recibió y que, si quiere ser candidato presidencial, si quiere tener alguna opción, tiene la obligación moral de aclarar de dónde salieron esos dineros«, dijo el jurista en conferencia de prensa.

En la víspera, el postulante a la Presidencia salió en defensa de la exgerenta de la que era su medio televisivo, señalando que «si Evo Morales quiere enfrentarse conmigo que lo haga directamente. El objetivo soy yo y el ataque es a mi equipo de trabajo, pongamos las cartas sobre la mesa: el objetivo es forzar la renuncia de Carlos Mesa como candidato».

Conferencia de prensa del candidato:

Sin embargo, Mayta exigió al opositor aclarar si recibió el dinero que fue a parar a cuentas de la televisora. «¿Fue dinero de los bolivianos, de los gastos reservados, de la cartera de Carlos Sánchez Berzaín? Queremos que aclare, que se debe dejar de escudar diciendo que se trata de guerra sucia», acotó.

Valdivia fue imputada por la Fiscalía por el supuesto delito de legitimación de ganancias ilícitas por depósitos que se habrían hecho a las cuentas de esa televisora durante los años 2002 y 2003.

Mesa atribuye el proceso a un intento de distraer la atención respecto a las publicaciones de medios brasileros que implican a Evo Morales con el caso Lava Jato. «Si no conseguimos justicia en el país buscaremos la justicia internacional, pero sobre todo el día del voto vamos a mostrar a Morales que terminó su tiempo», dijo.

FUENTE: EL DEBER