La perfección tecnorgánica del cactus conocido como nopal (Opuntia ficus-indica) ha demostrado ser un filtro altamente eficiente para limpiar el agua y purificar sus toxinas. Es además un recurso accesible, natural y muy efectivo.

Al menos desde principios del siglo XIX, si no es que desde muchos años antes, las comunidades indígenas en México han utilizado al cactus conocido como nopal (Opuntia ficus-indica) para purificar el agua que beben. Resulta que ahora, 200 años después, estudios científicos han demostrado que la baba o goma de esta cactácea podría ser el más natural y eficiente purificador de toxinas en el agua.

Frente a la necesidad de hallar métodos prácticos de purificación de agua, considerando que la mayoría de los mecanismos empleados por las sociedades “desarrolladas” son insuficientes por la complejidad de su uso y mantenimiento, investigadores de la Universidad del Sur de Florida en Tampa, realizaron pruebas con muestras de agua combinada con grandes cantidades de sedimento y altos niveles de bacterias Bacillus cereus. El resultado fue que al ser filtrada a través de la baba o goma del nopal, las partículas del sedimento se unieron precipitándose al fondo del recipiente y las bacterias se combinaron y fijaron, eliminando más de un 98% de ellas.

Norma Alcantar, responsable de la investigación, afirma que cualquier persona podría hervir una rebanada de nopal para extraer la goma y posteriormente utilizarla como filtro purificador de agua. “La amplia presencia del cactus, su accesibilidad y su aceptación cultural, lo convierten en una alternativa atractiva de materia natural para tecnologías de purificación de agua”, afirma la investigadora.

El proceso de preparación resulta sencillo, el mecanismo es absolutamente natural y por lo tanto ambientalmente amigable y el costo es prácticamente gratuito, ya que este cactus crece en muchos países alrededor del mundo y su precio es siempre considerablemente bajo:

– Corta o adquiere algunas pencas de nopal (Opuntia ficus-indica).

– Rebana una de ellas y colócala al interior de un recipiente con agua hirviendo.

– Recolecta con una cuchara la baba o goma que se desprende de los trozos al ser hervidos.

– Vierte la goma en un recipiente.

– Vierte 1 litro de agua en el mismo y espera a que los sedimentos se filtren y las bacterias se neutralicen.