Recurren a oraciones de exorcismo por la supuesta posesión de 25 estudiantes

Estudiantes sujetan a una de las adolescentes afectadas. Foto: Correo del Sur

“Se habla de (que jugaron) la ouija y otras cosas, lo que se hace invocando al espíritu del mal (…), creo que, como creyentes, lo primero que haría yo, como obispo y como sacerdote, es hablar uno por uno con los jóvenes y hacer una buena confesión; es decir, enfrentar el bien con el mal”, dijo ayer el monseñor Jesús Juárez.

    Las declaraciones de Juárez se dieron a raíz del  caso de 25 estudiantes  de un internado de la comunidad San Jorge de Ipati del municipio de Huacareta (Chuquisaca) que presentaron delirios, desmayos y comportamientos extraños, atribuidos a una “posesión demoniaca”. 

Los extraños síntomas  comenzaron luego de que el grupo participó del juego de la  ouija en ese establecimiento. En las entrevistas médicas, los primeros cuatro estudiantes que presentaron convulsiones contaron que  “veían a un hombre fuerte y robusto que les quería hacer daño”. Videos  publicados ayer  muestran como varios de los jóvenes convulsionan.

Del hecho fue informado Juárez, el 11 de septiembre, por  parte del párroco de San Pablo de Huacareta, Andrés Salazar.

El sacerdote   envió una misiva al arzobispo de Sucre para informarle del caso de  15 jóvenes de la comunidad “que estuvieron poseídos por el demonio”, reportó el diario Correo del Sur.

El pasado viernes 13, el párroco de Huacareta ofició una misa y  posó las manos sobre los estudiantes mientras realizaba una oración de exorcismo, que, según sus propias palabras, debe realizarse por lo menos tres veces.

La situación causó preocupación en los maestros e impotencia en los padres, quienes, por recomendación de la psicóloga, pidieron  suspender  las clases para evitar que otros  niños vean el comportamiento de sus compañeros, quienes  incluso “han querido largarse del segundo piso del colegio”.

Sin embargo, ayer, tras la evaluación de un equipo multidisciplinario de médicos, se determinó que los 25 jóvenes que presentaron los extraños síntomas padecen  en realidad de una psicosis colectiva; se analiza además si estuvieron expuestos a las plantas alucinógenas que se encuentran en el lugar del hecho.

La responsable de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Chuquisaca, Norma Amado, indicó que el primer informe señala que las reacciones de temor y agresividad sólo se presentaron en  jóvenes que están en el internado, por lo que la médica psiquiatra diagnosticó una “psicosis colectiva”, aunque se continúa con el tratamiento.