Israel: empate técnico entre Gantz y Netanyahu según encuestas a boca de urna

Benjamin Netanyahu y Benny Gantz. (Reuters).

Al cierre de los colegios en Israel, las encuestas a boca de urna dan un empate técnico a Beny Gantz y Benjamin Netanyahu, ambos sin suficientes apoyos para formar gobierno con sus socios tradicionales, informó la cadena estatal Kan.

Según los primeros sondeos, tanto el derechista Likud de Netanyahu como el centrista Azul y Blanco de Gantz lograrían unos 32 diputados, y el bloque de partidos de derecha y religiosos tendría 56 escaños, cinco menos de los necesarios para tener mayoría en una Cámara de 120, mientras que el de centro e izquierda se quedaría en 54.

«Es un 50%/50%», había juzgado el presidente estadounidense Donald Trump con respecto a las elecciones, que se han convertido en una especie de referéndum sobre el destino Netanyahu, del que Donald Trump es cercano.

«Queremos una nueva esperanza, hoy votamos por un cambio, conseguiremos traer esperanza, conseguiremos traer un cambio, sin corrupción y sin extremismo, todos juntos», dijo por su parte su principal rival, el exjefe del Estado Mayor Benny Gantz, después de votar en los suburbios de Tel Aviv.

Los 6,4 millones de electores israelíes empezaron a votar a las 7:00 locales (4:00 GMT) y lo hicieron hasta las 22:00 en los 10.700 centros de votación dispuestos.

El pasado abril, el conservador Likud de Netanyahu y la alianza centrista Kahol Lavan, de Gantz lograron cada uno 35 escaños de los 120 de la Knesset, el Parlamento israelí.

El presidente del país, Reuven Rivlin, encomendó la formación de gobierno a Netanyahu quien, ante la imposibilidad de formar una coalición mayoritaria, prefirió disolver el parlamento y celebrar nuevas elecciones.

Durante los últimos cinco meses, pocas cosas cambiaron en la política israelí, y los sondeos pronostican un nuevo duelo tenaz entre Netanyahu y Gantz. Según un agregador de sondeos, cada uno de los dos partidos obtendría 32 bancadas.

Tony Sachs, de 64 años, un elector de Jerusalén, dijo por su parte querer una coalición entre los principales rivales. «Es realmente importante que el país entero trabaje junto. Tenemos que mostrar unidad (…) pero debido al politiqueo y a los egos, dudo que esto se produzca», dijo a la AFP.

Unos 18.000 policías, empleados de empresas de seguridad y voluntarios vigilan los centros de votación de todo el país, además de las colonias judías en la Cisjordania ocupada y en Jerusalén Este, anexionado. La mayoría de los palestinos que viven en Jerusalén Este no puede votar.

El Periódico Digital

Agradecemos tu apoyo, con acceso ilimitado a nuestras noticias. Para leernos no tienes que pagarnos