Tras su muerte, la policía de Umopar fue ascendida al cargo de sargento.

El hermano de la  víctima de feminicidio, fue intimidado por dos personas con el rostro cubierto. En este caso están implicados dos oficiales de la Policía Boliviana

Redacción Central/Bolinfo/Tarija

(elPeriódico-septiembre 11/2019) El coordinador del Servicio Plurinacional de Asistencia a la Victima (Sepdavi), Grover  Morales  Villegas,  informó  que Alberto Alegría,  hermano de la policía  víctima de feminicidio, está sufriendo una serie de amenazas.

 El abogado indicó que existe un grado elevado  de obstaculización.

El hermano de la policía Yaneth Alegría, fue amenazado  una tarde en la que dos personas con el rostro cubierto, se acercaron  a decirle que él y su familia desistan en seguir con el proceso penal, indicándole  que de no hacerlo,  sufrirían las  consecuencias, dándole a entender mediante señas,  que le cortarían el cuello.

“Como institución seguimos el proceso por amenazas y se pidió al Ministerio Público que  tenga los recaudos del caso para la protección de toda la familia que es impulsora de este proceso de investigación”, declaró el abogado.

Morales aclaró, que el caso se encuentra en una etapa  preliminar.

El primer imputado es el exoficial Vladimir Herrera, que se confirmó que anteriormente sostenía una relación amorosa con la víctima.

Por este caso el cabo Roberto Quispe Apaza fue detenido preventivamente la noche del pasado jueves en Villa Montes tras ser imputado por su presunta complicidad en el feminicidio de la oficial Janeth Alegría, que ocurrió el 21 de septiembre de 2018. (eP).

El coordinador del Servicio Plurinacional de Asistencia a la Victima, Grover Morales Villegas.

El Apunte

El feminicidio de la oficial de Policía

El feminicidio habría ocurrido el 21 de septiembre de 2018 a las 21:00 aproximadamente, a unos 30 kilómetros de  Villa Montes, específicamente en la carretera antigua a Paraguay.

Janeth Alegría junto a los oficiales imputados estaban realizando un operativo antinarcóticos denominado “Centinelas al sur”. De acuerdo a la primera versión del hecho, es ahí donde la policía que tenía el rango de cabo, habría recibido un impacto de bala en la parte frontal que provendría de un vehículo desconocido, presuntamente de una banda de narcotraficantes.

Sin embargo, conforme fue avanzando la investigación, aparecieron las incongruencias.

Dadas las contradicciones de los relatos de los imputados, la Fiscalía inició la investigación por el presunto feminicidio en contra de los dos policías que acompañaban a la víctima.

Las investigaciones apuntan a que los policías aprovechando el operativo asesinaron a la oficial, armando así una versión que los libere de toda culpa. (eP).