La Segunda Guerra Mundial fue una desgracia mundial que nunca debe repetirse

93

Por

carlosjavierjarquin2690@yahoo.es Escritor y poeta.

La Segunda Guerra Mundial inició el viernes 1 de septiembre de 1939, y finalizó el domingo 2 de septiembre de 1945. “Esta catástrofe, cometida única y exclusivamente por la fuerza devastadora del ser humano, duró exactamente 6 años y un día”. Millones y millones de seres humanos vivieron el llanto más  ininteligible de la historia, los mares se inundaron de sangre inocente, la tierra de dolor, el cielo perdió la gracia de sus colores y las estrellas pausaron su respiración, ese triste e inmenso  acontecimiento mundial quedó impregnado en la historia, aproximadamente murieron, “entre 50 y 70 millones de víctimas, el 2,5% de la población mundial”.

Ambición exagerada al poder y dinero es la obsesión más perversa que el ser humano puede cultivar, todas las acciones o ideas que muchas personas tienen han sido adoptadas, sean positivas o negativas, nadie nace con un corazón contaminado de maldad, quienes  se contagian de prepotencia, se pierden en inexplicable tiniebla de la vida, llegan al mundo para servir de tropiezo a quienes realmente desean aportar lo mejor de sí. Si estás viviendo para causar tragedias dolorosa notablemente tu coexistir es inútil, aprovecha tu estancia terrenal para; inspirar, compartir, amar, ayudar, pero sobretodo para vivir en armonía extraordinaria, si estás viviendo perdidamente en el mundo de la maldad, es hora que debes emigrar a la vida coherente, tu razón de existir  debe relucir en grandeza desde este presente para siempre.

La segunda guerra mundial, inició  el 1 de septiembre de 1939 con la invasión alemana de Polonia, que provocó la declaración de guerra de Reino Unido y Francia a Alemania dos días después. “Todas las potencias mundiales destinaron toda su capacidad económica, militar y científica al servicio del esfuerzo bélico, borrando la distinción entre recursos civiles y militares”. Si el autor principal de esta tragedia mundial Adolf Hitler (1889-1945), hubiese brindado a nivel mundial brillantes sugerencias como por ejemplo: hacer una guerra mundial para reducir la ignorancia, reducir el hambre, generar fuentes de empleos, invertir en salud y educación, esto y más son preocupaciones mundiales claro, en algunos países las preocupaciones tienen mayor acento. Su historia fuera de color y contenido maravilloso, seguramente se le recordara con sincero afecto.

No desperdicies tu tiempo, ni tampoco te des el lujo de derrochar tus energías en lo despreciable, ningún derecho tienes de humillar, despreciar e ignorar al prójimo mucho menos  pausarle su respiración. No seas perverso, sé cordial a cada instante, se honorable siempre, no creas que porque hoy gozas de privilegios dorados como ser Presidente de la República, Diputado,  exitoso empresario, renombrado artista  o tener estudios en universidades extranjeras, nada de eso te hará inmortal físicamente, por ley de la índole todos tenemos que partir de este mundo y será  en un momento inesperado, para mientras llega nuestro final debemos trabajar para el bienestar  de los jóvenes y futuras generaciones.

Los resultados de la guerra siempre provocan llantos inolvidables especialmente las pérdidas humanas, el dolor que deja una guerra es ilimitadamente insuperable, quienes le dan luz verde a la violencia viven para destruir y si vives para destruir tu existencia en este mundo es ilógica. La desgracia que sucedió en la segunda guerra mundial nunca más debe repetirse; líderes políticos deben unirse con los únicos objetivos de solucionar los grandes retos que la humanidad está enfrentando en la actualidad, nada se gana con matarnos unos a otros, no provoquen que el pueblo se esté muriendo de hambre, que los jóvenes se ahoguen de ignorancia, para esos líderes que están invirtiendo en armamento nuclear, ese dinero deberían donarlo a los países que viven en extrema pobreza, el planeta tierra brilla en diversa riqueza y el hombre brilla en destruir su belleza.