Bélgica se viste de «rosso Ferrari»

SPA-FRANCORCHAMPS, 31 AGO

El Gran Premio de Bélgica, decimotercera cita del calendario de la Fórmula 1, se tiñó de rojo con la pole de Charles Leclerc y una primera fila que acaparó Ferrari por segunda vez en esta temporada.

«Vamos nena», gritó el monesgasco tras atrapar su tercera pole en la máxima categoría con un crono de 1’42″519 que le permitió relegar por apenas 74 centésimas de segundo a su compañero alemán Sebastian Vettel.

En Sakhir lo traicionó el motor de la SF90 y ganó Hamilton, aunque Leclerc logró subirse al tercer escalón del podio, mientras que en Spielberg fue el holandés Max Verstappen quien en la última vuelta le impidió festejar su primer triunfo.

En la reanudación del campeonato tras el receso de verano, Ferrari demostró que tiene con qué, pero deberá refrendarlo cuando se baje la bandera a cuadros aunque lo visto en la clasificación da como para ilusionarse.

El británico Lewis Hamilton, que viene de sumar en Hungría su octavo triunfo de la temporada, hoy al menos logró atenuar los daños al lograr el tercer tiempo luego de impactar contra un muro en la tercera y última sesión de libres.

El quíntuple campeón mundial perdió el control de su W10 en la zona de chicanas y chocó violentamente contra las vallas de protección, situación que obligó a suspender momentáneamente la sesión.

Con su Mercedes reparada disimuló el error en clasificación al cerrar a 763 milésimas de distancia de Leclerc, por delante de su compañero finlandés Valtteri Bottas y del holandés Max Verstappen.

El piloto de Red Bull, único capaz de interrumpir la hegemonía de Mercedes en lo que hace a victorias (además de Austria festejó en Alemania), moverá desde la tercera fila junto

a un viejo «enemigo»: Kimi Raikkonen.

El finlandés de Alfa Romeo logró el octavo tiempo en pista, pero trepó dos posiciones en la grilla por las penalizaciones aplicadas al australiano Daniel Ricciardo y al alemán Nico Hülkenberg por reemplazar los propulsores de sus Renault.

Situación que favoreció también al mexicano Sergio «Checo» Pérez, quien renovó su vínculo con Racing Point por otras tres temporadas y moverá desde el séptimo lugar con la misión de superar a Raikkonen como primer objetivo.

El finlandés festejó dos ediciones del GP de Bélgica con McLaren-Mercedes y otras dos con Ferrari y había sido el último ganador con un bólido de la escudería italiana hasta que el año pasado se impuso Vettel.

Fue también el último festejo del alemán, que estuvo a punto de repetir este año en Canadá, pero terminó pagando el precio de una maniobra que los comisarios consideraron antideportiva para otorgarle el triunfo a Hamilton.

Si lo logra, todo seguirá como hasta ahora. Si Ferrari se saca la espina y consigue cantar victoria por primera vez en el año, los bosques de Ardenas se teñirán de rojo y otra podría ser la historia en esta segunda mitad del campeonato.