Actual zona de Las Barrancas en la ciudad de Tarija.

VALERIA METZELAR/BOLINFO/TARIJA

(elPeriódico – agosto- 23- 2019) La historia nos remonta al año 1845, cuando el coronel Camilo Moreno de Peralta y Gareca compró la finca de “San Roque” en una subasta pública realizada por el general Manuel Isidoro Belzu (1808-1865+), en su calidad de primera autoridad de Tarija.

Moreno adquirió la propiedad  con los premios ganados en las batallas de Socabaya en 1837 e Ingavi en 1841, que consolidaron la independencia de Bolivia.

El precio de 8 .335 equivale a 200.000 dólares, mucho dinero en esa época, esta compraventa fue aprobada por decreto del presidente de ese entonces, José Ballivián y Segurola (1805-1852+) hace 174 años y fue registrada en la oficina de Derechos Reales en la partida No 38 de 1889.

Pocos antecedentes legales de propiedad deben ser tan antiguos en Tarija

A este predio, le agregaron compras de terrenos a otros propietarios, consolidando una propiedad global denominada “El Ejido” o “Montes Corrida”, actualmente “Las Barrancas”, Ubicada al nor-oeste de la ciudad de Tarija.

De acuerdo a tasaciones y evalúo de la propiedad consolidada de “El Ejido”, como consta en registros notariados de agosto de 1893, esta tenía una extensión de una legua de largo y media de ancho, con límites bien definidos como la calle Santa Bárbara que hoy es Daniel Campos, la quebrada de El Monte y la carretera a San Lorenzo, más la divisoria de aguas de San Mateo. Aproximadamente 1.200 hectáreas de superficie.

En 1943, en la administración del alcalde Isaac Attie (1894-1914+), la Alcaldía de Tarija, compró una superficie de terreno de 184.01 hectáreas en la zona de Las Barrancas a los ocho descendientes de los esposos, Camilo Moreno Zaba y de Rosalía Brown de Moreno.

El propósito específico de esta compra, era construir un parque urbano aledaño a la ciudad de Tarija, para este cometido, el ejecutivo inició los trabajos de reforestación con especies de eucaliptos, cumpliendo las funciones de un parque recreativo, de consolidación de un área verde importante para la ciudad y al mismo tiempo, para luchar contra la erosión que era vista como uno de los problemas graves del valle circundante.

Si bien, en el momento de la compra establecieron los límites sobre un plano, no procedieron al amojonamiento respectivo, quedando en consecuencia una indefinición de los linderos de la propiedad municipal.

Los descendientes de Camilo Moreno intentaron definir años después los límites de la propiedad municipal, para de esta manera tomar posesión del resto del terreno, porque la propiedad original era de 1.200 hectáreas, y solo vendieron a la Alcaldía 184 hectáreas.

Camilo Moreno de Peralta y Gareca, el primer propietario de los terrenos de Las barrancas. Foto: Asociación de Familias de la Audiencia de Charcas.

Creación del Parque Nacional de Las Barrancas

A partir de 1943, en el área comprada por la Alcaldía, realizaron una serie de disposiciones y acciones, como la reforestación de aproximadamente 100 hectáreas a cargo del funcionario Jorge Paz Rojas (1889-1978+).

Además, fue realizada la cesión al Club de Caza Tiro y Pesca de un predio para sus prácticas deportivas y su sede.

Otra cesión fue realizada al Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecuarios, para sus oficinas y funcionamiento de la procesadora de semillas.

Posteriormente,  también dispusieron de los predios destinados a vivienda como lotes para los empleados del Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecuarios, como para la compensación de expropiaciones realizadas por la Alcaldía, lotes para los excombatientes de la Guerra del Chaco entre  otras disposiciones.

Todas estas disposiciones superaron las 184, 01 hectáreas compradas por la Alcaldía a la familia Moreno Brown.

En este periodo, es que empiezan las reclamaciones de la familia Moreno por el avance de los trabajos antes mencionados, más allá de la superficie comprada inicialmente.

La familia elevó sus reclamos al Gobierno Nacional, en el entendido que estaba en posesión de estos terrenos el Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecuarios.

Mientras ocurría la ocupación de los predios por entidades del Estado, además de  privados, tanto en el área de propiedad municipal como de la propia familia Moreno Brown, se duplicaron las 184 hectáreas adquiridas.

El Gobierno Nacional emitió el Decreto N° 7807 del 29 de agosto de 1966, creando un parque nacional sobre esta área.

El mencionado decreto en su primer artículo declara al “Parque Nacional Las Barrancas”, con una superficie de 347 hectáreas, para fines netamente conservacionistas, exponiendo la prohibición, dentro de los límites descritos de la dotación de tierras, la destrucción de la vegetación, el pastoreo o la caza como toda otra actividad destructora, sujeta a las penalidades establecidas en la legislación forestal.

Los límites y colindancias abarcaban desde el actual Mercado Campesino hasta San Mateo, propiedad de Sixto Trujillo.

Sin embargo,  este decreto de ley no especificaba como se trataría a los propietarios afectados por esta disposición en el área adicional de 163 hectáreas que abarcaba la disposición mencionada, más allá de las 184 hectáreas de propiedad del Estado que poseía a través de la compra de la Alcaldía de Tarija.

Título original de Las Barrancas, llamada “Finca de San Roque”. Comprada en remate por el comandante Camilo Moreno de Peralta y Gareca en 1845. Foto cortesía Oscar Farfán Mealla.

Intervención de la Prefectura

El año 1977 fue creado el Programa Ejecutivo de Rehabilitación de Tierras del Valle de Tarija (PERTT), con participación y financiamiento de la Prefectura, el Ministerio de Agricultura, la Corporación de Desarrollo de Tarija (Codetar), y la Alcaldía, entre cuyos primeros programas se le encarga la realización de trabajos de reforestación en los terrenos de Las Barrancas, sin considerar el derecho propietario privado. 

En la gestión del prefecto Gustavo Aguirre Pérez y la presidencia de Jaime Paz Zamora, intensificaron los trabajos de reforestación y recuperación de suelos en esta zona, tramitando una ley sobre el Parque Nacional de las Barrancas con 337 hectáreas.

La familia Moreno reclamó el pago de un justiprecio por la expropiación de hecho a los terrenos de su propiedad, por lo que, el Gobierno determinó realizar un deslinde para la devolución. 

Ya en el gobierno del general Hugo Bánzer Suárez (1926-2002+), fue emitido el decreto supremo N°.  11.966 de 25 noviembre 1974, que instruye al Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecuarios a delimitar el área inicialmente comprada por la Alcaldía, pero ampliándola hasta las 214 hectáreas, aumentando en 30 hectáreas la superficie comprada, por efectos de los asentamientos humanos discrecionales como la donación a los excombatientes de la Guerra del Chaco, más la entrega a los empleados estatales.

Sobre dicha superficie, los ocho troncos de la familia Moreno Brown, realizaron una división y partición, que empero, nunca pudieron ejercitar su derecho propietario sobre estos terrenos, porque en el año 2006,  aumentaron los  asentamientos por parte de un grupo de personas, denominadas   “Los Sin Techo”.

Además del deslinde con el Ministerio y toda vez que no fue el Gobierno Nacional,  sino la Alcaldía  la que adquirió estos terrenos, este último desconoció el anterior deslinde, practicándose otro en el año 2008.

La Alcaldía desplazó su propiedad sobre una superficie que correspondía a tres troncos de la familia Moreno.

Después de 174 años de haber adquirido esa propiedad, aún no son aprobados los planos para la familia Moreno. (eP).    

Después de 174 años la familia Moreno, continúa exigiendo su derecho propietario de estos predios.

Reclamo de la familia propietaria

El 25 de abril de 2019, con la promulgación de la Ley 1169, que permite el cambio de uso de suelos del parque nacional Las Barrancas, realizada por el presidente Evo Morales Ayma, 200 herederos de la familia Moreno Brown, reclamaron su derecho propietario sobre 360 hectáreas de la zona.

El representante  legal  de la familia Moreno, Oscar Farfán Mealla,  pedirá al Gobierno Nacional, como a los beneficiarios de la dotación de terrenos a título gratuito, bajo una compensación monetaria.

“Hay mucha gente engañada por traficantes de tierra que los han convencido para que accedan al lote, ese terreno tiene propiedad desde 1845, perteneció al comandante Camilo Moreno, que ha sido un héroe de la República, lo que está registrado en Derechos Reales”, detalló.

El apoderado de la familia Moreno Brown, Roberto Jordán Mealla, declaró que la promulgación de la citada ley de cambio de uso de suelos del parque Las Barrancas ha transferido a título gratuito aproximadamente 360 hectáreas.

Los terrenos en cuestión, se encontraban en proceso de usucapión, por lo que ningún individuo ni institución puede disponer de su transferencia, por lo mismo, fue revelada la irregularidad de habilitar esta zona para legalizar barrios donde todavía existen procesos penales.

Jordán pidió a la Alcaldía “mediar” en la resolución del conflicto. “Estamos pidiendo a los asentados ilegales, que tomen conciencia, nosotros estamos dispuestos a negociar con ellos, para no desalojarlos de esos predios, el precio será a costo social, no comercial”, explicó Jordán Mealla.

Según el acuerdo de la familia Moreno con los asentados, se determinó la reivindicación de los mismos en estos predios a costo social. (eP).

El apunte:

Quién fue Camilo Moreno

De acuerdo a información brindada por la asociación de familias de la audiencia de Charcas, Camilo Moreno de Peralta y Gareca, nació en la Villa de San Bernardo de la frontera de Tarixa el año 1802, su niñez y adolescencia fueron marcadas por los conflictos y luchas de la independencia de Bolivia.

Fue militar activo y libró las batallas de los inicios de la República, por sus logros fue ascendido a teniente graduado de caballería, y ganó el título de benemérito en grado eminente.

Falleció en 1853 a los 51 años.

Los datos:

  • La propiedad fue adquirida en 1845 por Camilo Moreno de Peralta y Gareca  con los premios ganados en batallas por la independencia de la República de Bolivia.  
  • A partir de 1943, en el área comprada por la Alcaldía, realizaron una serie de disposiciones y acciones.
  • En 2019, ante la promulgación de la Ley 1169, deja de existir legalmente el parque Las Barrancas al quedar abrogado el decreto de ley de 1966.