La falta de planificación de la Alcaldía y especialmente de la Secretaría de Movilidad Urbana, cuando se dan eventos que ya están previstos cada año, esta situación genera grandes congestionamientos vehiculares que alejan a Tarija de ser una “ciudad inteligente”, como pregonan sus administrativos.