Liverpool campeón en Turquía

91

ESTAMBUL, 14 AGO
Liverpool venció por 5-4 al Chelsea en definición por penales en la final de la Supercopa de Europa disputada en Estambul y que había finalizado 2-2 en los 90′ reglamentarios y en el tiempo extra.
El español Adrián, reemplazante del brasileño Alisson, lesionado, fue el héroe del triunfo del Liverpool al atajar el quinto y último remate del juvenil Tammy Abraham para Chelsea.
Antes, los brasileños Roberto Firmino y Fabinho, el belga Divock Origi, y Trent Alexander-Arnold y el egipcio Mohamed Salah fueron implacables para Liverpool, que sumó su cuarta corona de la Supercopa de la UEFA (1977, 2001, 2005 y 2019).
A su vez, los ítalobrasileños Jorginho y Emerson, Ross Barkley y Mason Mount convirtieron para Chelsea, que sufrió su tercera caída seguida en la final del torneo, pues también cayó en 2012 y 2013 tras haberlo ganado únicamente en 1998.
Es el primer título de la temporada para Liverpool, que llegó a la final de Turquía como campeón de la «Champions League» tras haber vencido en Madrid el 1 de junio pasado al Tottenham.
Para los «Reds» significó una «revancha» tras haber iniciado la temporada con una derrota por penales en la definición del Community Shield ante Manchester City, bicampeón de la Premier Leaque al que intentará destronar a nivel doméstico.
En tal sentido, el equipo del DT alemán Juergen Klopp inició con el pie derecho, pues goleó por 4-1 al ascendido Norwich, partido en el que se lesionó Alisson.
En cambio, para Chelsea, ganador de la Liga de Europa pasada, la caída en Estambul significa un segundo golpe en cuatro días, pues inició su camino en la Premier League con una dolorosa caída por 4-0 ante Manchester United.
Los «Blues» del DT Frank Lampard, integrante del equipo que perdió en las finales de 2012 y 2013, se pusieron en ventaja a los 36′ mediante el francés Olivier Giroud tras gran pase del estadounidense Christian Pulisic.
El senegalés Sadio Mané empató a los 48′ y revirtió el resultado en el quinto minuto de la primera mitad del tiempo extra, en ambas ocasiones tras pases de Firmino.
Pero Jorginho selló el empate definitivo a los 101′ mediante un penal sancionado por la francesa Stéphanie Frappart, primera mujer en dirigir la final de un torneo masculino.
Frappart, de 35 años y que fue asistida por su compatriota Manuela Nicolosi y la irlandesa Michelle O’Neill, sólo debió lidiar con una jugada polémica en la cuadragésimo cuarta edición de la Supercopa de la UEFA.
Ocurrió a los 4′, cuando, incluso tras revisión de su compatriota Clément Turpin en el VAR decidió no sancionar penal pese al bloqueo con una mano del danés Andreas Christensen ante el remate de Mané.
En la primera mitad, un remate de Salah fue bloqueado a los 17′ por el arquero español Kepa, cuyo compañero y compatriota Pedro estrelló cinco minutos después un remate contra el travesaño del arco del Liverpool.
Kepa volvió a responder a los 30′ ante un intento de Mané, mientras que Adrián impidió un gol del croata Mateo Kovacic a ls 32′, cuatro minutos antes de la séptima conquista de Giroud contra los «Reds».
Sané empató para convertirse en el primer africano en anotar en una Supercopa de la UEFA desde que el malí Frederic Kanoute anotara para Sevilla contra Barcelona en 2006.
Un remate de Fabinho resultó apenas desviado a los 50′ ante la mirada de Kepa, que un minuto después atrapó un intento del escocés Jordan Henderson, mientras que a los 75′ impidió sucesivamente un gol a Salah y al Virgil van Dijk.
El propio zaguero holandés bloqueó a los 82′ un remate de Pedro, mientras que siete minutos después el francés Kurt Zouma cabecea alto debajo del arco tras un córner desde la izquierda.
Adrián impidió el empate de Tammy Abraham ya en el tiempo extra, pero en la jugada siguiente le cometió el penal con el que Jorginho anotó su tercer gol para Chelsea.
El propio Abraham remató desviado tras un desborde de Pedro, cuyo derechazo rozó un palo ante la estirada de Adrián, que antes tapó un intento de Mount sobre el cierre del partido.
La posterior atajada de Adrián en el penal de Abraham permitió al Liverpool celebrar en la primera final entre equipos ingleses, pero la octava entre clubes del mismo país, con cinco españolas y dos italianas.