¿ QUIÉN CUIDA LA PLATA DE LA CIUDAD ?

196

Como que los despropósitos en los gastos de la gestión edil de Rodrigo Paz van tocando a otros que son parte de la realidad política de Tarija. Sucede que da la impresión que estos temas sólo podrían ser abordados por quienes están ligados al quehacer municipal y no es así. Quienes tienen una obligación de fiscalización no solo deben mirar cómo se usan los recursos departamentales o los nacionales, pueden y deben estar sobre todo lo que sean dineros públicos. En otras palabras, un asambleísta sí puede fiscalizar lo que pasa en una municipio, más si es en el que vive. Lo mismo para un diputado y senador. Sucede que aquí nos acostumbramos a que no se haga nada, como que nadie se toma en serio la escabrosa tarea de averiguar la disposición que hace de nuestros recursos cualquier autoridad ejecutiva.

Por esta razón es que le reclamamos al actual alcalde su dejadez en este campo cuando fue diputado y también concejal, no se conoce de ninguna gestión directa y efectiva de su parte. Ahora, un asambleísta departamental como Ervin Mancilla cuestiona los proyectos millonarios de Rodrigo Paz, el mástil, el Puente, las camaritas, las luminarias, las banderitas, etc, etc, etc… y consideramos que no está en mal camino, sí nos llama la atención de que recién se le ocurra hacerlo ahora. Mancilla representa a la provincia Cercado, la misma de la cual Paz es alcalde, siempre tuvo su nexo con movimientos barriales a través de su agrupación “Rojo y Blanco”, por tanto, no es tarde para que se dé cuenta y cuestione la forma dispendiosa con la que se ha manejado el dinero de los tarijeños.

El asambleísta reclama que no se hayan priorizado los servicios básicos en barrios periféricos y se hayan gastado millones y millones en cada licitación de Rodrigo Paz, en realidad Mancilla tiene razón, nosotros lo denunciamos hace años, cuando supimos de las ideas extravagantes de Paz y su absoluta distancia con la realidad de la gente. Al punto que pagar Bs. 20 mil por una bandera para el mástil millonario le parece racional… a pesar de que costó Bs. 50 mil, peor aún. Saludamos que un asambleísta se preocupe aunque sea ahora, en algunas ocasiones escuchamos al diputado Norman Lazarte que aparece y desaparece, nada constante ni regular. Ojalá que lo de Mancilla no sea igual o solo un arrebato del momento y se constituya también en un defensor de los intereses de la gente de esta ciudad, de esta provincia… que mucho hace falta.