Wilstermann venció a Blooming y vuelve a ser líder

170

AGENCIAS
Wilstermann volvió a ser el único líder del torneo Clausura. Este miércoles, en Cochabamba, se aprovechó de un Blooming nervioso en una primera etapa en la que la academia se descontroló y quedó con un hombre menos y sin su técnico tras la expulsión de José María Carrasco, por doble amarilla, y de Erwin Sánchez, por roja directa. El aviador venció con goles de Fernando Saucedo y Edward Zenteno.
Con los tres puntos, los rojos suman 15 puntos en seis encuentros, mientras la academia cruceña se quedó con 9 unidades y está en la cuarta posición del torneo.
En el juego, el equipo aviador manejó el balón, aunque tuvo poca profundidad porque se encontró con un equipo celeste que retrasó sus líneas para cerrar los espacios y tratando de esperar el contragolpe.
La fórmula para los locales fueron los cambios de frente para Serginho, que casi siempre ganó la espalda del lateral derecho Robert Cueto. El brasileño generó el primer gol tras un pase entre línea de Cristian Chávez que terminó con un disparo de primera de derecha de Fernando Saucedo que se metió al arco de Rubén Cordano tras desviarse el balón en Christian Latorre (28’).
Después vinieron las expulsiones de Carrasco, por doble falta contra Serginho, y del DT Sánchez porque reclamó airadamente y de paso se enfrascó en una discusión con los hinchas que los insultaban desde la tribuna.
En la segunda parte, la academia trató de adelantar sus líneas para buscar el empate, ya con Junior Sánchez en la cancha (reemplazó a César Menacho), sin embargo, le faltó más claridad en los últimos metros de cara al arco de Arnaldo Giménez.
El rojo fue paciente y eso lo llevó a conseguir el segundo tanto que aseguró el triunfo. A los 70’, un tiro de esquina de Chávez fue al centro del área donde el central aviador Ismael Benegas le ganó a Agustín Sandona y en el rebote Edward Zenteno anticipó al portero Cordano y lo venció.
Después del segundo tanto, no hubo más emociones. Wilstermann controló el juego y Blooming fue perdiendo resto físico, por lo que no pudo siquiera descontar.