Ebrio golpea a un efectivo policial dentro de una EPI

374

Roberto A. Barriga/Bolinfo/Tarija
(el Periódico-julio 23/2019)
El sábado, dos sujetos agresivos y estado de ebriedad, fueron llevados hasta la Estación Policial Integral (EPI) Moto Méndez, desde la discoteca conocida como Perros y Gatos porque tripulaban un automóvil en estado de ebriedad.
Cuando llegaron, uno de ellos insultó a los policías y fue llevado a una celda, cuando lo dejaron salir para que use el baño, este le propinó un cabezazo a un oficial, ocasionándole heridas en el labio.
Ante ello, los otros efectivos aprehendieron al hombre, que luego fue trasladado a dependencias de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).
Según el reporte del comandante departamental de la Policía, coronel Miguel Ángel Prieto, el hecho sucedió el sábado a las 04:40 am, el subteniente agredido se encontraba cumpliendo funciones de Jefe de Seguridad en la EPI Moto Méndez. En ello, un policía de Tránsito trajo a dos ciudadanos en estado de ebriedad, que estaban abordó de un vehículo.
“El conductor se encontraba en notable estado de ebriedad junto con su acompañante, este último estaba muy agresivo, en esas circunstancias cuando ya se encontraban en predios de la EPI, el denunciado comenzó a increpar a los efectivos con una serie de palabras irreproducibles, de esa manera se procede a su arresto”, indico el comandante.
Cuando el sujeto se encontraba en celdas policiales, se portó más agresivo comenzando a patear las rejas, es así que para tranquilizarlo los policías lo sacaron de las celdas y lo llevaron al baño a fin de que haga sus necesidades biológicas, pero el sujeto seguía agresivo, es así que entró el policía para apaciguar la situación, pero grande fue la sorpresa al ver que el denunciado lo sorprende con un cabezazo logrando impactarle en su labio. De ese modo se procede a su aprehensión para luego ser trasladado a oficinas de la FELCC.
El apunte
Mas detalles del caso
El presente caso fue puesto a conocimiento del Ministerio Público a efectos de que se inicia la investigación correspondiente. Según el Código Penal boliviano el agresor podría enfrentar una pena de 3 a 5 años de detención, también una multa pecuniaria por agredir y ocasionar heridas graves.