El parque automotor genera el 52% de contaminación del aire

95

Omar Garzón/Bolinfo/Tarija (elPeriódico, julio 22/2019) Todo aquel vehículo que funcione por combustión de hidrocarburos, representa una fuente importante de contaminación del aire, por ello, las zonas urbanas más pobladas son expuestas a este tipo contaminación.
De acuerdo a información de la Secretaría de Medio Ambiente de la Alcaldía de Tarija, el índice de calidad del aire (ICA) en Cercado “es un 50% buena”, de ese porcentaje de contaminación un 52% es atribuido a las emisiones procedentes de los escapes de los vehículos. El segundo contaminador, con un 14%, es la industria con la emisión de gases, le sigue los chaqueos e incendios forestales.
El secretario de medio ambiente de la alcaldía, Álvaro Orozco hizo conocer que estos datos son obtenidos de la Red sobre la calidad del aire.
“Tarija goza una calidad regular del aire. Es decir, de 50 a 100 Icas (Índice de calidad del aire). Menos de 50 sería buena, y alguna vez tenemos ese tipo de calidad, cuando a veces llueve y el polvo se asienta”, explicó Orozco.
El secretario, refirió que el principal contaminador es el parque automotor, que ha ido incrementando de forma vertiginosa.
“La competencia compartida con el Gobierno nacional sobre la Policía Boliviana, hace que no podamos medir la calidad de los motores en la emisión de gases, y desafortunadamente tenemos esas falencias (para asumir las acciones)”, refirió.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cerca de 1.000 millones de personas se exponen a diario a niveles de polución por encima de los límites permisibles. En algunos casos hay secuelas grandes. (eP)
EL APUNTE:
Afectaciones en la salud por el aire contaminado
Según la Organización Mundial de la Salud, son muchos efectos a corto y a largo plazo que la contaminación atmosférica puede ejercer sobre la salud de las personas. En efecto, la contaminación atmosférica urbana aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas, como la neumonía, y crónicas, como el cáncer de pulmón y las enfermedades cardiovasculares. Los efectos más graves se producen en las personas que ya están enfermas. Además de los grupos más vulnerables, como los niños, ancianos y familias de pocos ingresos económicos con acceso limitado para la asistencia médica. (eP)